Fuentes de Energia

Muchas personas acusan a lo largo del día síntomas de fatiga y bajo nivel de energía, lo que induce a tomar más café, dulces o algún estimulante, que al menos de una forma pasajera, aumente nuestro nivel energético.

Esto ocurre básicamente por desconocimiento de las fuentes de energía de las cuales se nutre nuestro cuerpo y aún manejando la información correcta, por diversas razones no lo llevamos a la práctica.

Hay tres fuentes de energía de las que nos podemos nutrir:

  1. La Respiración: es la función vital mas importante del cuerpo humano. Al nacer inspiramos por primera vez, marcando el inicio de nuestra vida y al morir, expiramos, cerrando de esa forma este ciclo vital. A lo largo del tiempo esta función nunca se detiene; si así ocurriera por más de 2 o 3 minutos moriríamos por falta de oxígeno. El ritmo de vida que llevamos, acelerado y estresante hace que respiremos rápido y corto por lo que nuestros pulmones no se llenan a plena capacidad, recibiendo por tanto menos oxígeno y menos energía. Practicar ejercicios aeróbicos (caminar, trotar, nadar, bicicleta, subir a la montaña, aerobics, taebo, bailoterapia, etc), Yoga y Tai Chi entre otras prácticas contribuyen a mejorar nuestra capacidad y ritmo respiratorio, incrementando por esta vía nuestro nivel de energía.
  2. El contacto con la naturaleza es la segunda forma de llenarnos de energía. La vida actual que transcurre en apartamentos, oficinas cerradas con aire acondicionado, movernos en automóvil, etc. hace que nos alejemos de las fuentes naturales de energía como son el mar, los ríos, las montañas, los bosques, el sol y el aire. Incluso caminar descalzo en el jardín nos recontacta con la Tierra de una forma directa, recibiendo así también energía adicional y
  3. A través de los Alimentos: Le hemos restado importancia a la alimentación como fuente natural, no solo de energía sino de proteínas, vitaminas, minerales, etc. El ritmo de vida que llevamos coloca la alimentación (de calidad) en un segundo plano, aunque socialmente un almuerzo o una cena son actividades que promovemos con frecuencia. Nuestro nivel de energía se incrementa cuando ingerimos alimentos denominados Carbohidratos Complejos, que nos proporcionan energía de más largo plazo que los carbohidratos simples, como el azúcar, harinas refinadas y arroz blanco. Estos alimentos los podemos dividir en cinco grupos:
    • Las Frutas
    • Vegetales, Verduras, Hortalizas.
    • Granos
    • Cereales Integrales
    • Frutos Secos, Oleaginosas, Miel.

Incluyendo estos cinco grupos en nuestra dieta diaria, aún en pequeñas cantidades, vamos a incrementar la energía y adicionalmente estaremos incluyendo más fibra, más vitaminas y más minerales.

Siguiendo estas tres recomendaciones estamos seguros que nuestra salud y nivel de energía mejorarán en el corto plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *