Haz que tu comunicación influya positivamente

Este post se llama: Haz que tu comunicación influya positivamente

Benjamín Franklin.

“No hables más que aquello que beneficie a otros a ti mismo, evita las conversaciones triviales” Benjamin Franklin

Si queremos que nuestra comunicación influya positivamente debemos practicar ciertas normas:

1. Respetar al oyente

Darle la importancia que se merece como ser humano, saludarlo adecuadamente, respetar su espacio, su privacidad, tratar de encontrar aspectos positivos de su persona y mencionárselos cuando tengamos la ocasión, escuchar su punto de vista, sus necesidades y crear empatía. El afamado autor Stephen Covey, llama esto “comprender antes de ser comprendido” de esta manera podemos entender bien el punto de vista de nuestro oyente y buscar una respuesta ventajosa. No debemos confundir la empatía con la simpatía. No se trata de estar de acuerdo o no con la otra persona, se trata de entenderlo en su total realidad.

2. Darle prestigio a la conversación

Esto es esperar el momento y el lugar oportuno para hablar. Cuando nuestros oyentes estén atentos. Cuando no seamos interrumpidos. Hablar todos a la vez, hablar cuando nuestro oyente habla por teléfono o está pendiente de otra cosa, o no está interesado, está ocupado, existen ruidos molestos, hablar en los pasillos, etc, son malas prácticas par una comunicación influyente. Cuando nuestro oyente se encuentra en una situación de total atención, nuestra información llegara de una manera clara y fluida.

3. Reducir las conversaciones triviales al mínimo

Existen personas que son buenas conversadoras, pero casi todo lo que dicen es trivial, cosas que no generan valor. Debemos aprender que nuestra comunicación traiga beneficios, tenga algún valor; llámese aprender o enseñar algo, divertir, entretener, consolar, edificar, orar, crear salud, en fin que nuestra conversación genere cosas positivas. Si estamos en lugar donde la conversación es muy trivial y no podemos irnos, es mejor callar y tratar de desviar nuestros pensamientos a cosas más útiles.

4. Honrar al ausente

No hablar mal o no te permitas escuchar que hablen mal de alguien cuando este no esté presente para defenderse. Esto desarrolla nuestro carácter y no nos permite caer en las críticas y chismes que no carrean valor para nadie.

5. Reducir las anécdotas

Como seres humanos, siempre pensamos que nuestra vida es la mejor y queremos contarla, pero en realidad, esto solo nos importa a cada uno de nosotros, por eso evitemos la tentación de contar anécdotas que solo traen pérdida de tiempo.

6. Cultivar el silencio

En todas las tradiciones espirituales, el silencio es aquietar la mente para tomar mejores decisiones. Poco podemos hacer para influir positivamente en las personas con una mente agitada, que se está adelantando a los acontecimientos y toma decisiones en base a suposiciones erradas. La meditación y la oración ayudan a aquietar la mente. Los grandes maestros y sabios dicen que el silencio debe ir con nosotros a todas partes, así el exterior este agitado.

7. Leer y aprender sobre la sabiduría universal

Tener como costumbre leer sobre sabiduría universal, lo que nos fortalece y prepara para hablar en base a altos valores y no a nuestros deseos.

8. Desarrollar narrativa escrita

Al escribir, aprendemos a formular nuestras ideas de una forma organizada, lo que nos permitirá tener una comunicación mucho mas fluida. Con estas normas desarrollaremos la habilidad de influir positivamente en las demás personas, haciendo que tu vida sea mucho más provechosa y feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *