La Legitimidad de los Líderes

..Concluyo, por consiguiente, que respecto de ser odiado o amado, que los hombres aman por propia voluntad, pero temen a voluntad de su Príncipe, y que un sabio Príncipe se apoyará en lo que esté a su propio alcance y no en lo que dependa de otros, y que solamente debe preocuparse de no ser odiado por los suyos…’El Príncipe, Maquiavelo.

“Seguramente usted habrá oído hablar de este concepto. La legitimidad o ilegitimidad de los líderes es algo que los acompaña casi siempre durante su mandato, y para siempre durante la historia.

La ilegitimidad es algo que a veces puede ser ignorado por los líderes durante su mandato, si son lo suficientemente fuertes como para aplastar a toda oposición interna, y aislar a los miembros de su organización de toda oposición externa.

La ilegitimidad es, sin embargo, algo que los acompañará incluso después de abandonar el poder, e incluso después de su muerte, pues en tales casos, para ellos resultará obviamente imposible controlar la situación y censurar las palabras de terceros.

Ilegitimidad en este caso significa que las decisiones tomadas por el líder en cuestión son aplicables a la organización o sociedad que el mismo dirige solamente por la fuerza que posee para instrumentarlas, pero no basándose en un acto de derecho.

Los líderes de facto son siempre ilegítimos, a no ser que de alguna manera logren que su posición sea legitimada y sin que algún tipo de sanción les sea aplicable en el futuro.

Toda situación en la que una persona u organización ejerce algún tipo de poder o liderazgo sobre otra u otras puede ser legítima o ilegítima.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *