Polarización: El Exito del Negocio, El Fracaso de sus Socios

Este post se llama Polarización: El Exito del Negocio, El Fracaso de sus Socios

Esta es la historia de una relación entre dos personas. La sociedad que formaron duró veinticinco años. Desde la perspectiva del negocio, la sociedad fue un éxito, floreció y los socios prosperaron. Sin embargo, desde la perspectiva personal de los socios; como ellos vivenciaron la relación y a ellos mismos, fue un fracaso. La intención de este artículo es explicar esa paradoja.

La posición básica es la siguiente: El éxito de un negocio y el fracaso de sus socios son los dos lados de una misma moneda. Por un lado el estilo conflictivo de los socios, que les causá a ambos dolor considerable, pero por el otro les proveyó la tensión creativa que permitió que el negocio prosperara. El fracaso de la relación no era un resultado inevitable, hubiese sido posible que tanto la relación como el negocio de resultasen exitosos. Para que esto ocurriese, los socios necesitaban tener una perspectiva diferente: Una Perspectiva Sistémica.

* Las Perspectivas Personal, Interpersonal y Sistémica:

Relaciones que comienzan con promesas y terminan en fracaso son muy comunes en sociedades de negocio, matrimonios, amistades, asociaciones religiosas y grupos organizacionales y otras agrupaciones de orden social. El deterioro de esas relaciones son explicadas usualmente en términos personales e interpersonales. Lo personal indica fallas en los individuos involucrado. La relación fracasó por idiosincracias de uno o más de los actores: debilidad de carácter o falta de motivación, necesidades intra-psíquicas no manejadas, hábitos repulsivos, etc. Lo inter-personal propone que los actores tienen diferencias irreconciliables: un encontronazo de personalidades, mala química, etc. La explicación personal asume que el (la) culpable sufren de fallas crónicas que traen a toda situación o relación en la cual se involucran. La explicacion interpersonal, asume que el problema es situacional, que sería conveniente para los socios que terminasen la relación. Que podrían buscar otro contexto con alguien con una personalidad más compatible.

Como en muchos casos, tanto los factores personales como los interpersonales juegan un rol importante. Uno o más de los actores involucrados tiene idiosincracias que molestan o ponen demandas estresantes al otro. También hay diferencias en estilo, energía, y valores que son apropiados para un individuo, sin embargo en combinación con las del otro pueden ser problemáticos. Sin embargo, más allá de lo personal e interpersonal, hay otros factores que son menos reconocidos y entendidos que contribuyen al deterioro del sistema social y las relaciones. Estos son los factores sistémicos. Para manejar esos factores sistémicos tenemos que ser capaces de ver nuestro sistema, nuestras asociaciones, nuestra organización, grupos de tarea etc., no solamente como un colectivo de individuos, o un grupo de relaciones interpersonales, pero como un sistema, como un todo, que necesita sobrevivir, adaptarse, crecer, desarrollarse y llegar a ser más de lo que son capaces de ser. Necesitamos ver a los sistemas como sistemas.

* Observando al Sistema: Lo Personal versus el Sistema

Para entender el sistema social necesitamos ser capaces de ver tanto el colectivo de los individuos, con sus patrones y características. Todos tratando de sobrevivir en su medio, desarrollarse y superarse, y necesitamos, al mismo tiempo, ver a los sistemas como entidades orgánicas integradas, que una vez formadas, están orientadas a sobrevivir, mantenerse en su medio, desarrollarse, adaptarse, cambiar y estar en capacidad de superarse.

Cuando manejamos un sistema social necesitamos reconocer que existen dos guiones del drama que ocurren simultáneamente en dos niveles distintos: el drama de los individuos dentro del sistema, su esfuerzo individual por sobrevivir y desarrollarse; y el sistema como un todo, sus procesos, sus efuerzos por sobrevivir y desarrollarse en su medio.

Paradojas como la que se describen a continuación ocurren cuando hay un conflicto aparente entre los procesos de supervivencia y desarrollo de los individuos y el sistema, cuando el drama de un nivel causa tensión en el otro.

* Un Ejemplo Clásico:

Esta es la historia de dos individuos, José y Daniel, socios en un negocio de representación de automóviles. Lo que comenzó veinticinco años atrás con una sola operación luchando por sobrevivir, creció gradualmente y se convirtió en una red de agencias exitosas. Así como el negocio creció y prosperó, la relación personal de ellos se deterioró. Lo que comenzó con una amistad y la determinación compartida de tener éxito, evolucionó hacia una historia dolorosa de conflicto contínuo, hasta que la sociedad terminó. El patrón de conflicto, hacia el final, fue claro y consistente. Cada actor podía ubicar al otro: Daniel era el expansionista, José el conservador. Daniel

, generalmente quería tomar decisiones rápidas: expandirse, desarrollarse, abrir nuevas agencias, etc. José generalmente obraba con más cautela: mantener el status quo, desarrollo fiscal conservador, etc. Estos dos estilos cada vez entraban más y más en conflicto. Para Daniel, José era el obstáculo del desarrollo tan necesario. José, por el otro lado, pensaba que Daniel los iba a llevar al desastre, sentía que constantemente vivían al borde del precipicio. La ansiedad que Daniel generaba era inaguantable. Más allá de los tópicos del negocio, los dos se veían irrespetados, no podían decir lo que pensaban o sentían, ya que el otro inmediatamente tendría una objeción. Después de años de turbulencia y conflicto decidieron terminar la sociedad.

* Análisis:

El deterioro de la relacion de Daniel y José puede atribuirse en parte a ciertos factores personales e interpersonales: el temperamento impetuoso de Daniel; lo cauteloso de José, la diferencia de sus intereses, estilos personales, etc. Estos

factores son reales y jugaron sin duda una parte. Sín embargo, hay una serie de factores que pudieron ser vivenciados como personales, pero no lo son. Desde el momento que la sociedad se establece, algo comenzó a ocurrir en el sistema. La complementaridad de sus miembros se puso en evidencia. Desde la perspectiva del sistema, esa complementaridad es necesaria y funcional. Algunos aspectos de esa complementaridad puede ser más funcionales útiles que otros. Esto es señal que el sistema esta vivo y desarrollando sus posibilidades, adaptandose a su medio, interaccionando efectivamente con éste.

Cuando entendemos el proceso de los sistemas, le damos la bienvenida a la complementariad y estamos preparados para manejarla lo que contribuirá al mejoramiento individual y del sistema. Por lo tanto el deterioro de la relación se origina tambien en factores sistémicos: en la inhabilidad de sus miembros de reconocer, entender y manejar la complementaridad que se evidencia en un sistema. Si no fuese por el expansionismo de Daniel, el crecimiento hubiese sido conservador de José el crecimiento no hubiese sido tan estable y seguro. Esta complementaridad, desde el punto de vista del sistema fue adaptivo y funcional. Aunque desde el punto de vista personal infringiá gran dolor y frustración a sus miembros. El crecimiento surgio de la tensión de esa dos fuerzas. Con el tiempo esa tensión fue percivida como da§ina, no funcional. Se convirtió en una pesadilla. En la ausencia de una perspectiva sistémica, explicamos el conflicto como consecuencia de debilidades y encontronazos personales, la mezcla desafortunada de dos patrones diferentes de motivación, temperamento y valores. Desde el punto de vista sistémico se puede ver como algo que creció, o fue exacerbado por funciones adaptivas del sistema. En el intento de desarrollarse y al mismo tiempo sobrevivir, la sociedad desarrolla habilidades especiales para, por un lado, empujar mas allá de sus limites (expansion) y frenar para no ir mas allá de sus recursos y asi no llegar al punto de quiebre (conservación). El problema no es las diferencias, ya que ellas fueron más lento; al mismo tiempo si no hubiese sido por lo funcionales, el problema fue como los socios manejaron las diferencias. Estas fueron vistas como mutuamente exclusivas y no como tensión, de la cual, una nueva y más productiva dirección puede surguir. Se sentían amenazados por estas diferencias y por lo tanto estaban defensivos, y personalizaron la posici¢n. Es claro que Daniel y José desarrollaron posiciones estereotipadas. Daniel el depositario del expansionismo-riesgoso, José el conservacionismo-cauteloso.

* De Complementaridad a Polarizacion:

Con el desarrollo de la sociedad tópicos relacionados con expansión versus cautela emergen. Cada uno de sus miembros comienza a expresar sus tendencias “naturales”. Con cada nueva situación, cada socio “automaticamente” se dirige a su más fuerte inclinacion y en “contra” de la inclinacion del otro. Al final se polarizan en una posición.

Mientras más consistente un socio funciona dentro de una posición, más consistentemente el otro funciona en su inclinación para contrarestarla. Para Daniel, José es todo conservador, y hasta cobarde. José ve a Daniel todo expansión y hasta riesgoso y “loco”. Cada confrontación prueba que ninguno de los socios puede contar con el otro para respaldo en su inclinacion “natural”. Solo pueden contar con resistencia y asi pasan cada vez mas hacia la polarización.

* El Reto

Fomentar complementaridad sin que la polarización emerja. Primero: entender que no existe en el otro enfermedad personal, que el fracaso esta en no ver el proceso sistémico. Segundo: ver la complementaridad en el sistema como funcional y productiva usando esas diferencias como un proceso adaptivo, donde las inclinaciones “naturales” tienen un valor legítimo para el sistema como un todo, y cada uno refleja un aspecto de la complementaridad. Tercero: el sistema no comenzó polarizado 100% conservador contra 100% riesgo, mientras los actores reaccionan ante alguna amenaza con sus tendencias ignorando su lado débil representado en la tendencia/fortaleza del otro, más polarizado se vuelve el sistema. Por lo tanto ver esas dificultades como sistémicas son reconciliables y manejables.

Epílogo: Daniel y José montaron por separado sus respectivas empresas. Podrán ellos sobrevivir expresando sólo sus inclinaciones naturales? O tendrán que buscar su propia complementaridad o alguien con quien encontrar ese balance?

Contenido relacionado

Artículos de Daniel Gil’Adi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *