Rubén Darío

Rubén Darío

Rubén Darío nació el 18 de enero del año 1867 en Metapa (hoy Ciudad Darío), Nicaragua, bajo el nombre de Félix Rubén García Sarmiento. Sus padres fueron Manuel García y Rosa Sarmiento Alemán.

Sus padres se separaron cuando él todavía era muy pequeño y lo crió una abuela que lo mimó, consintió mucho y presentó en Managua. Como adolescente, ya era un artista prodigio. Leía a los poetas franceses a la vez que era invitado a recitar poesía.

A la edad de doce años Rubén Darío publicó sus primeros poemas “La Fé“, “Una Lagrima” y “El Desengaño“. En el año 1881 escribe artículos para el periódico político “La Verdad“.

En 1882, cuando Rubén tenía solamente quince años se presentó ante el Presidente Joaquín Zavala; y le preguntó si él podía ir a estudiar en Europa; pero se lo preguntó después de haberle presentado un poema muy en contra de su patria y la religión de su patria. A la cual el presidente le respondió: “Hijo mío, si así escribes ahora contra la religión de tus padres y de tu patria, que será si te vas a Europa a aprender cosas peores?”. Y por esto Darío no fue a Europa. En este mismo año, Rubén Darío fue a El Salvador donde dictó clases de gramática y regresó a Nicaragua en 1883; donde escribe Alegorías.

Entre 1884 y 1888, Rubén Darío trabajó en la Secretaria Privada de la Presidencia y en la Biblioteca Nacional de Nicaragua. Además; colaboró en el “Diario de Nicaragua”, “El Ferrocarril” y en “El Porvenir ”.

En 1888, Rubén Darío publicó su primer gran libro “Azul” en Valparaíso, Chile; libro que llamó la atención de la crítica y que el escritor español Juan Valera alabó mucho.

De regresó a Managua, Rubén Darío se casa con Rafaela Contreras, en 1891; quince meses después nació su primer hijo (Rubén Darío Contreras) y en 1893 murió su esposa.

En 1892, Rubén Darío viajó a España como representante del Gobierno nicaragüense para asistir a los actos de celebración del IV Centenario del descubrimiento de América. Suceden unos años de viajes por Estados Unidos, Chile y Francia, y una residencia en Buenos Aires trabajando para el diario “La Nación”, lo que le dio una reputación internacional.

En 1898, Rubén Darío regresa a España como corresponsal del mismo diario; en esta estancia en Europa, alterna su residencia entre París y Madrid.

En 1900, conoce a Francisca Sánchez, una mujer de origen campesino, con quien tuvo un hijo en 1907 (Rubén Darío Sánchez); y vivió con ella hasta el resto de sus días.

Entre 1901 y 1905, Rubén Darío reside en París, emprendiendo viajes por Europa central y el Reino Unido. En 1905, publica “Cantos de vida y esperanza” la cual le sitúa en el punto más alto de su trayectoria. En 1907, año en que viaja a Mallorca, publica “El Canto Errante”. En 1910 fue nombrado cónsul de Nicaragua en España, cargo del que fue destituido tras la revolución en su país. Tras volver a París en 1910, trabajó en la creación de dos revistas, “Mundial” y“Elegancias”, hasta 1915. Este mismo año (1915), Rubén Darío se encuentra enfermo, víctima del alcohol, por lo que decide establecerse en Mallorca de nuevo, de donde viajó a Barcelona y Nueva York. Acompañado en sus últimos años por Francisca Sánchez, no logra restablecer su salud.

Tras regresar a Nicaragua, Rubén Darío fallecerá de hidropesía el 6 de febrero 1916, después de haber sido intervenido quirúrgicamente en la ciudad de León, Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *