Transforma tu Miedo en Poder

Estas contra una pared y frente a ti tienes un perro rabioso que te ladra y te gruñe. ¿Qué harías? Supongo que la mayoría de nosotros se quedaría inmóvil casi sin respirar, paralizados. Ahora imagina que el mismo perro rabioso está detrás de tí. ¿Qué es lo que harías en esta nueva situación? ¡Acertaste! Correr lo más rápido posible.

El miedo es como un perro rabioso, puede paralizarnos cuando queremos hacer algo o impulsarnos a hacerlo, todo depende de como lo utilicemos, si es que tenemos la capacidad de controlarlo.

Una vez, durante un seminario que estaba dictando, se me ocurrió preguntar a los asistentes: ¿Quién quisiera no volver a tener miedo en su vida? Casi todos levantaron la mano, a lo que respondí: “Pues a mi no me gustaría perder mi capacidad de sentir miedo porque si en este momento un león furioso entrara por esa puerta, mi miedo me impulsaría a salir por esa ventana más rápido que volando”.

El miedo es una increíble cualidad que posee el ser humano. Lejos de pensar que es un mal, es un sofisticadísimo sistema de alarma que nos ayuda a alejarnos de problemas y, además, es un buen aliado, si aprendemos a controlarlo.

Yo sé que tu tienes sueños y deseas hacer muchas cosas en tu vida. ¿Cuántas cosas has dejado de hacer (que querías hacer, que sabías que tenías la capacidad para hacerlas) por miedo a fracasar o a sufrir? El miedo puede ser el peor enemigo de la capacidad de acción, pero déjame decirte que en la gran mayoría de los casos nuestros miedos no están justificados. Me refiero a que aproximadamente el 80% de nuestros miedos existen solo en nuestra mente, son miedos a cosas que no han pasado y creemos que puedan pasar.

Ejemplo: “Si saco a bailar a esa chica seguro me rechaza”. “Si entrego todo mi amor voy a acabar lastimado”. “Mi propuesta de trabajo es tan ridícula que seguro se van a burlar de mí”. Son miedos reales porque todos los hemos sentido en algún momento de nuestras vidas, pero si te pones a pensar son miedos a situaciones que no han pasado y que existen solo en nuestras mentes.

El control sobre este tipo de miedos se basa solo en una simple cuestión de perspectiva. El secreto consiste en hacerte dos preguntas cada vez que te encuentre frente a una situación en que quieras hacer algo y el miedo te lo impida.

Ejemplo: Estás en una fiesta y frente a ti está la chica que tanto te gusta. Te mueres de ganas de sacarla a bailar o de decirle algo. Ella te coquetea y te sonríe. En ese momento tu cabeza se ve invadida por un concierto de palabras y frases como “Eres idiota o que, como te va a hacer caso, es muy guapa para ti”, “se va a burlar de ti”, “vas a ser el hazmerreír de toda la fiesta”. Esas frases te crean un miedo que te paraliza e impide que te muevas. Ese miedo es el perro rabioso que está ladrándote frente a ti. En ese momento lo que tienes que hacer es preguntarte:

  1. ¿Qué es lo peor que me puede pasar si es que no lo hago?Y refuerza esa pregunta con esta siguiente:
  2. ¿Qué es lo mejor que me puede pasar si es que lo hago?
    Con estas preguntas pasas al perro rabioso detrás de ti y eso te llevará a moverte hacia adelante porque ahora tendrás miedo a no hacer, a perder la oportunidad de tu vida. Tendrás miedo a quedarte solo o dejar de vivir la vida que tanto quieres.

Al momento de sentir miedo frente a una situación en donde tienes que actuar, formúlate estas dos preguntas y transformarás tu miedo en poder.

Advertencia: Amigo lector, con esto no quiero decir que si tienes miedo de tirarte de un edificio de 23 pisos transformes tu miedo en poder y vayas y lo hagas. Esta fórmula sólo se aplica a todas aquellas cosas que sabes que si haces sentirás que has crecido como persona.

Pasa al perro rabioso detrás de ti y te darás cuenta que tus metas y objetivos se encuentran más cerca de lo que tu creías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *