Calidad Personal, Génesis del Cambio Total

Calidad Personal, Génesis del Cambio Total

Calidad Personal, Génesis del Cambio Total. Las transformaciones que deseamos se experimenten en nuestra sociedad o en el circulo donde nos desenvolvemos, no debemos esperarlas de los demás, cuando nosotros mismos aún no hemos dado el primer paso.

Es común por nuestra idiosincrasia, ver aquello que los otros no hacen, pero raramente nos evaluamos con objetividad y aceptamos que exigimos cosas de las cuales carecemos, y eso, debe cambiar.

En tal sentido, es perentorio que nos detengamos por un instante a reflexionar un poco acerca de nuestra verdadera condición como seres humanos, para que nos miremos en ese intimo espejo que nos refleja tal cual somos.

Concienciemos sobre cómo ha sido nuestro aporte y con cuánto hemos contribuido para edificar, para construir positivamente, pues como individuos e integrantes de una sociedad o grupo, somos corresponsables de su situación.

 

Mucho se habla de calidad, de los principios y leyes que la rigen

.Son incontables las corrientes que al respecto inundan las estanterías de las bibliotecas y librerías, virtuales o no. No obstante, persiste el silente y pernicioso proceso de deterioro del ser humano, que inexorablemente se torna cada vez más egoísta, ambicioso desmedido e individualista, con una patética inversión de valores, porque al parecer olvidamos que una sociedad es el resultado de su gente, que su imagen depende del comportamiento y las actitudes que sus hombres, mujeres y niños asuman tanto en las actividades sencillas como en las más complejas, desde el hogar y la calle, en las empresas y colegios, en las plazas e iglesias, es decir en todos los órdenes de la vida.

Ya basta de esperar fórmulas mágicas,

ya basta de soslayar la injerencia que como ciudadanos tenemos .Es tiempo de comenzar con una fehaciente transformación, un cambio que emerja de nuestro interior, de ese yo particular que habita en cada uno. Despertemos y cuidemos lo nuestro, pues nadie siembra rosas en jardín ajeno y la génesis del cambio total está en cada uno de nosotros.

Si yo trabajo por ser mejor persona, y tú amigo lector, haces otro tanto, pronto todos estaremos enarbolando la bandera de la calidad personal, porque se habla de calidad personal cuando practicamos los valores y nos hacemos dignos de confianza, cuando aportamos lo mejor de cada uno y miramos a los demás desde su dimensión humana, cuando razonamos acerca de nuestras limitaciones y nos esforzamos por evolucionar de manera integral dejando atrás, lo que en el pasado se vivió y enfocamos nuestra visión hacia un panorama despejado e impoluto. Indudablemente, vamos hacia la calidad personal cuando decidimos estar de pie y comprendemos que estamos en esta vida como ave de paso, y que al final de nuestros días nos sentaremos a hacer un inventario de vida.

Si tenemos calidad personal, entonces si habrá calidad en todas las funciones que ejecutemos, en el trabajo que realicemos y en nuestra actitud, lo cual redundará en beneficio de todos los que nos rodean ya que estaremos coadyuvando a formar un mejor modelo de sociedad

Por ello, la verdadera transformación debe comenzar primero en nosotros, para poder ser merecedores del distintivo CALIDAD PERSONAL, que nos llenará de orgullo y nos regocijará como seres humanos conscientes de que nuestra estadía en este mundo valió la pena, porque dejamos una siembra, una huella, un camino arado para un mañana mejor.

 

 Contenido relacionado

Articulos de Vianey Vallenilla

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *