Celia Cruz

Celia Cruz

Celia Cruz  nació en La Habana, Cuba, el 21 de octubre; en muchas ocasiones, se negó a decir qué edad tenía, pero según varias de sus biografías se cree que fue en el año 1924. Fue una de los cuatro hijos de Simón Cruz y Catalina Alfonso; bajo el nombre de Celia de la Caridad Cruz Alfonso.

Su niñez de origen humilde la vivió en el Barrio Santo Suárez. De pequeña gustaba ver los bailes y orquestas desde las ventanas de los bares acompañada de sus amigas.

Celia Cruz estudió para ser maestra de escuela y posteriormente abandonó el Magisterio para dedicarse a ser cantante, siguiendo el consejo de su profesora de sexto año quien le dijo que le iría mejor en el canto dado su maravillosa voz.

Allí en su escuela solía cantar en los eventos que se efectuaban. Su madre siempre la apoyó en todo lo relacionado con el canto, a diferencia de su padre, quien veía con recelo esta carrera, dadas las creencias de la época respecto a las mujeres artistas que solían ser criticadas duramente.

Desde los 14 años participaba en concursos de canto. Participó en el concurso para aficionados La Hora del Té, en donde ganó una torta. Al cuarto sábado de ir a este concurso, ganó una cadena de plata. La primera canción que interpretó en público fue el tango “Nostalgia”.

Celia Cruz trabajó en RHC Cadena Azul al lado de la pianista Isolina Carrillo, tiempo en el que decidió interpretar música afrocubana. En 1942 perteneció a la orquesta de Obdulio Morales y en 1947 hace varias grabaciones con la orquesta de Ernesto Duarte. Ya profesionalmente, comenzó cantando en Radio García Serra, luego en la emisora L.010, en Radio Cadena Suaritos intervino en un programa de música afrocubana. Realizó estudios de música en el Conservatorio Musical Habanero.

Cuando trabajaba en el Club Tropicana, hacia 1950, conoció a Rogelio Martínez, el cual la contrató para que trabajara en el programa que tenía La Sonora Matancera en Radio Progreso, en La Habana, reemplazando a Mirta Silva, tenía que ensayar de Lunes a Sábado de 9 a 12 del día.

Un año después, en 1951, Celia hizo su primera grabación en un disco: “Cao cao maní picao” y “Mata siguaraya”, canciones que le abrieron el camino del éxito.

Celia realizó su primera visita a Colombia en 1953 con La Sonora Matancera , y desde entonces siempre visitó al país anualmente para participar en certámenes como la Feria de Cali y el Carnaval de Barranquilla. En 1957, obtuvo disco de oro por Burundanga, la cual grabó en 1953.

Celia participó con La Sonora Matancera en varias películas cubanas: Affaeir en La Habana, Olé Cuba, Una gallega en La Habana y Salón México.

El 15 de julio de 1960, Celia salió de Cuba, residenciándose primero en México y posteriormente en New York, Estados Unidos. El 7 de abril de 1962 cuando trabajaba en un show, supo de la muerte de su señora madre, y aun así, su enorme profesionalismo la empujó a no detenerse y hacer que continuara el espectáculo.

Se casó el 14 de julio de 1962 con Pedro Knight, para ese entonces Celia ya tenía la ciudadanía en Estados Unidos.

En 1965 se retira de La Sonora Matancera dejando plasmados 184 temas y muchas grabaciones cantando en vivo en Radio Progreso.

En Nueva York se presentaban artistas de la talla de Tito Rodríguez y Tito Puente, con quien Celia empezó a alternar a partir de 1966, grabando con Tito Puente ocho álbumes para el sello Tico Records

En el año 70 entabló amistad con Johnny Pacheco, comprometido con el proyecto Fania, siendo Celia parte del mismo, grabando desde 1974 varios temas como: Cúcala, Quimbara y Bemba colorá. Recorrió escenarios de América, Europa y África al lado de estrellas como Héctor Lavoe, Cheo Feliciano, Willie Colón, Ricardo Ray y Pete “El Conde” Rodríguez.

Celia, para los años setenta, hacía parte de un movimiento musical que reivindicaba lo urbano, especialmente manifestado en historias de inmigrantes latinos que llegaron a Estados Unidos, “en busca de otro ambiente”, como dice la letra de la canción ‘La dicha mía’, que compuso para ella el boricua Tite Curet Alonso.

Durante la década de los ’80; Celia grabó de nuevo un disco con la Sonora Matancera ; actuó en Los Reyes del Mambo.

En 1987, la meca del cine, Hollywood, le dio a Celia su estrella en el Paseo de la Fama de esa ciudad. Tres años más tarde la Calle Ocho de Miami se nombró “Celia Cruz Way” y, en 1991, esa ciudad también le dio su estrella, honor que también le han conferido otros paseos dedicados a luminarias, como el de San José Costa Rica, y el de la Plaza Galería de la Ciudad de México.

En 1994, Celia recibió de manos del Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, el más alto honor que este país concede a las artes: el National Edowment for the Arts, en la Casa Blanca.

Durante la década de los ’90; Celia recibió varias condecoraciones: la Institución Smithsonian le otorgó el Premio Éxito de Vida; la República de Colombia le dio la Medalla Presidencial en las Artes; recibió el Premio Éxito de Vida de los prestigiosos Hispanic Heritage Awards y la Ciudad de San Francisco declaró el 25 de octubre de 1997, “el día de Celia Cruz en San Francisco.

Celia Cruz murió en su penthouse de Fort Lee, New Jersey, el 16 de julio del 2003, víctima del cáncer encefálico.

Celia Cruz fue nominada a 13 premios Grammy y ganó dos. De igual manera fue nominada a seis premios Grammy Latino de los cuales ganó tres. Obtuvo dos Doctorados Honoris Causa: de la Universidad de Yale en 1989 y de la Universidad de Florida en 1992.

Otro gran ser humano que nos ha dejado un gran legado y que a pocos día de su muerte ha silenciado el mundo de la música es la gran guarachera o Reina de la Salsa “Celia Cruz”, que incluso cuando estaba pasando por uno de los peores momentos de su vida supo mantener su alegría y nos logro llevar la canción “La vida es un carnaval”, indicándonos que de esa manera es que debemos vivir nuestras vidas, sin dejarnos caer por las dificultades que se nos atraviesen y por los obstáculos que solo se encuentran ahí; para que unas vez que logremos pasarlos y alcancemos la meta; la satisfacción sea mucho mayor.

La muerte de esta cantante ha dejado a muchos desconsolados, y tristes, ya que ha sido una perdida muy grande para el mundo. Era un ser humano que poseía una gran habilidad para improvisar como sonera, poseía un dominio del escenario, una gran personalidad humanitaria, en fin, Celia Cruz, es la historia viva de música cubana del siglo XX.

Todos los éxitos para los cuales trabajo arduamente y logro cosechar durante su vida son los siguientes:

Su nombre es Celia de la Caridad Cruz Alonso, habanera del barrio Santos Suárez, nace en su casa en la esquina de una

panadería, en una de esas casas grandes y solariegas, la número cuarenta y siete, de la Víbora, entre las calles San Benigno y Flores, nacida el 21 de Octubre de una fecha que no confirma ni niega la que dicen en muchas oportunidades los medios, pero como toda Diva tienen la facultad de dejar de cumplir años cuando les apetece. Era la segunda hija de un ferroviario llamado Simón Cruz y Catalina Alfonso, y en total tuvo tres hermanos, Dolores, Gladys y Barbarito.

Antes de querer dedicarse a la música, ella se preparo para ser profesora de literatura, y dio clases durante algunos años.

Comenzó a cantar desde muy niña y sus talentos fueron notados rápidamente, en sus biografías existe una historia de que su primer par de zapatos se lo compro un turista, luego de escuchar una canción que de niña le canto, además se cuenta también que solía cantar a los niños pequeños de la zona para que durmieran la siesta, haciendo con esto que los vecinos se acercaran para escuchar su poderosa voz, canto en fiestas escolares del barrio donde vivían, luego en unos concursos radiofónicos, empezando a realizar una carrera bajo los consejos aclarados de uno de sus profesores, ya que empezó a estudiar magisterio y paso por el Conservatorio Nacional de Música en Cuba, cuentan las anécdotas que su profesor de piano se enfado con ella por resistirse a cortarse las uñas.

Por esto se ha dicho que su garganta es una educada, pero no tanto como para perder el sabor del canto afrocubano, de lo que aprendió en las sesiones de rumba en los solares, (córralas habaneras), donde se invoca a los dioses que los esclavos disfrazaron de santos católicos. Entre otro de los comentarios de Celia es que el primer concurso de aficionados de la radio que gano le dieron una tarta, y cuando triunfo en “La corte suprema del aire ”fue recompensada con 15 dólares”.

También se cuenta que una tía la llevaba a los sitios nocturnos en los que los buscadores de talento buscaban nuevas figuras para el mundo musical. Ese primer concurso de talento que gano se llamaba “La Hora del Te” donde fue llevada por un primo llamado Serafín, allí canto “Nostalgia” un tango ayudada por dos claves e inspirada en el estilo de la gran Paulina Álvarez.

Es contratada para actuaciones en los jardines de la Tropical, por el Centro Gallego o Asturiano, grabando por primera vez a finales de los cuarenta con la Gloria Matancera y Sonora Caracas y aunque no era del tipo de cubana exuberante, formo parte del espectáculo “Las mulatas de fuego”, que recorrió México y Venezuela.

Para 1.950 se impone como cantante principal en uno de los grupos más famosos de la Habana “La Sonora Matancera”, y fue con este grupo con quien recorrió toda América Latina durante quince años, “Cao Cao maní picao” fue su primer éxito, lanzado en aquellas quebradizas placas que giraban a 78 revoluciones por minuto, Celia y la Sonora se encontraban actuando en México; ya que tenían un contrato en la “Terraza del Casino” cuando se recrudeció el conflicto entre Estados Unidos y el régimen castrista, por lo que decidieron quedarse en el continente, dejando mientras tanto en Cuba su experiencia Revolucionaria, hasta que se instala en 1.960 en Estados Unidos, el viaje fue bastante costoso y en un primer momento su vida en este país no fue fácil, pero luego termino siendo residente de este país durante todo el resto de su vida. Sin embargo nunca dejo de ayudar a su familia y condenar continuamente el gobierno cubano.

Ella misma dijo en muchas oportunidades que la ultima foto que tenia en su mente de Cuba era a su madre despidiéndola en el Aeropuerto, ella pensaba que se iba solo por un mes pero no fue así, su madre ya tenia cáncer y los médicos le daban dos años de vida si la cuidaban bien, ella a pesar de no poder estar con ella estaba siempre pendiente por el teléfono, le enviaba dinero, pero cuando ella murió no pudo asistir al entierro.

Cuenta que Pedro (Su esposo), le dio la noticia y justamente ese dia ella tenia un show en Manhattan que no pudo suspender, saco fuerzas de donde no tuvo y lo realizo pero luego duro dos meses muy entristecida por el suceso.

Los ejecutivos de la industria musical no estaban seguros que una mujer pudiera vender discos, pero gracias a los músicos de la Sonora que creyeron en esa jovencita con talento, sentimiento y swing, y gracias al trabajo de ambos fue que empezó a surgir el ritmo musical que hoy se conoce como salsa.

En 1.961 se enamora del primer trompeta de la orquesta, Pedro Knight, con quien se casa al año siguiente, el luego de 1.965 el se dedica a manejar la carrera de su esposa. Para Celia su esposo era como un “Caballero con Armadura”.Se convirtieron a lo largo del camino que recorrieron juntos un matrimonio muy estable, el la llamaba “Negra” y ella le decía “Cabecita de Algodón”, por cariño, incluso llego a dedicarle la mayoría de sus canciones.

Cada uno de ellos paso a ser el pilar de la vida del otro, eran la fuerza el uno para el otro. Se querían mucho, cuentan que Celia atendía a su esposo personalmente, le planchaba la camisa, le decía si le quedaba bien o no, le hacia la comida y le recordaba de sus pastillas de insulina, ya que Pedro era diabético. Pedro era el príncipe azul de Celia, compañero inseparable y el amor más grande de toda su vida, según declaraciones de ella “Pedro fue y seguirá siendo el hombre más apuesto y galán que he conocido hasta hoy, el es mi vida”, el es su hermano, su esposo, su amigo, ella misma decía que es muy paciente va a las tiendas de compras y la esperaba, incluso como ella cambiaba siempre su imagen si la gente veía a Pedro la empezaba a buscar a ella porque sabían que debía estar cerca.

Ella canto con la Sonora Matancera hasta 1.965. A la década de los 70 se va a afianzar su historia como reina, cantando al lado de Tito Puente, aproximadamente para 1.966 con quien grabo ocho discos, luego se une al flautista Johnny Pacheco, los jóvenes latinos de Nueva York sentían la necesidad de identificarse con sus raíces, y justo en ese momento descubrieron a esta interprete, en una presentación en el Carnegie Hall, donde con su maravillosa voz y exuberante vestuario, cautivo de inmediato al publico, todos comenzaron a correr el comentario del talento y carisma de Celia, luego se inicia una etapa donde debido a su éxito se une a la orquesta salsera FANIA ALL STARS iniciada por el flautista mencionado anteriormente, quien reúne artistas famosos como Ray Barreto, Mongo Santamaria, Papo Lucca, El Conde Rodríguez, Héctor Lavoe, Nicky Marrero, Ismael Miranda , Cheo Feliciano, todos se unen con la perfecta voz grave y potentísima de Celia, llevándola todo este rotundo éxito a ganar terreno en un publico ajeno y empieza a recoger una cantidad de discos de oro consagrándose como diva absoluta en su estilo.

Una de las canciones tal vez por las que es más recordada es la de “Bemba Coloraa” y “Burrundanga”, ambas la han inmortalizado. Con las Fania realizo giras por Inglaterra, Francia, Latinoamérica, solo por nombrar algunas. Grabo más de veinte discos y recibió más de cien premios en diferentes partes del mundo.

En los años ochenta vuelve a cantar con la Sonora Matancera, y en los noventa se destaca con sus habilidades como vocalista, dando colaboraciones a otros artistas.

En el año de 1.987 hizo una aparición especial junto a Tito Puente en la entrega de Premios Grammys. A los cuales fue nominada quince veces, ganando en 1.989 por primera vez, por su disco “Ritmo del Corazón”.

Recibió doctorado “Honoris”de tres universidades de Estados Unidos, Yale, Florida y International Universite.

Tiene su estrella en el Paseo de la fama de Hollywood. Además la calle ocho de Miami lleva su nombre, y entre otras distinciones que se le conceden a luminarias tenemos el de San José de Costa Rica y el de la Plaza Galería de la Ciudad de México. En la década de los noventa recibió otras distinciones como “El Premio Éxito de Vida” que le otorgo la Institución Smithsonian, “Medalla Presidencial de las Artes” que se la dio la República de Colombia.

En 1.994 recibió de las manos del Presidente de Estados Unidos, para ese entonces, Bill Clinton, el premio “National Endowement for Art”, el cual es considerado el reconocimiento más alto que este país concede a las artes, este lo recibió en la Casa Blanca.

Otra de las distinciones de esta Estrella Mundial es que el 25 de Octubre de 1.997 se declara el “Dia de Celia Cruz”en la ciudad de San Francisco.

En el año 2000 lanza al mercado el CD “Siempre Viviré”, producido por Emilio Estefan, en este disco graba su primer tango y rinde homenaje a Tito Puente. Lo Graba con la disquera Sony. Ella ya no quería seguir grabando pero la Sony no permitió que se perdiera ese legado discográfico y la firmo inmediatamente; se separo de la RMM y de Ralph Mercado quien la represento por veinticinco años.

Este CD fue considera por ella misma como “Un ajiaco musical”, poseía temas como el “Tango Uno”, “La Pachanga”, de Eduardo Davidson, un bolero “Tu voz” de Ramón Cabrera, cantado a dúo con Vicente Fernández. También una goajira escrita por Estefan y Angie Chirino llamada “Por si acaso no regreso”, se cuenta que cuando se encontraba grabando esta canción recordó a Cuba y la grabación se tuvo que parar porque se puso a llorar. Y en homenaje a Tito canto “Oye como Va”.

La revista Billboard le rinde un tributo por sus cincuenta años de carrera musical y gano un “Grammy Latino” al mejor álbum de música tropical, premio que recibió nuevamente en el 2002, en Septiembre en el Madison Square Garden, asistió pese a los consejos de su médico, cuando escucho que gano soltó el bastón que llevaba y dicen que dio tal brinco que su médico que la veía por televisión la regaño luego su nombre era Celia y su grito característico “Azuucar!”, le dio la vuelta al mundo.

Ella cuenta que la misma surgió una vez que fue a comer a un restaurante con unos amigos y el camarero le pregunto si quería café con azúcar y ella le contesto “azuuuucar, porque era obvio que no se podía tomar un café cubano sin azúcar, luego en un show contó el cuento y la gente se río mucho, después el publico le pedía que contara el cuento, hasta que un dia se canso y antes de que se lo pidieran; salía gritando azuucar, ya no tenia que contarlo más y seguía diciendo azuucar.

El mundo de la salsa ha estado dominado por hombres, pocas mujeres como Celia han participado en este genero, y han tenido un éxito comparable con el que ella tuvo, gracias a su potente voz que le permito romper todas las barreras posibles en este terreno.

Cuando Celia decidió no volver a Cuba debido a todo lo que estaba ocurriendo, la farándula y el resto de Cuba se iba a dividir en dos bandos irreconciliables, separada por noventa millas de recriminaciones, Celia no pudo volver a pisar la isla, ni tampoco asistir al entierro de su madre en 1.962, hecho este que le fue muy difícil olvidar. Por lo que ataco la dictadura comunista, que le respondió eliminando su nombre, del diccionario de la música cubana del poeta Helio Orovio, justamente ella que era la estrella de las emisoras de Radio Progreso ya no sonaba en Cuba desde hacia más de cuarenta años, sin embargo, el amor hacia ella de su gente era tan grande que sus producciones se difunden clandestinamente. A pesar de que vivió en Estados Unidos, llevaba pasaporte estadounidense, ella misma decía muchas veces que seguía siendo tan cubana como el mojito.

Posee una larga discografía, hasta el punto en que se ha llegado a decir que tuvo “Un disco por cada año de su vida”, e igualmente toda esta discografía le permitió producir más de veinte discos de oro y tener varias de las más significantes grabaciones Afro cubanas en la historia de la música.

Ella se empezó a sentir mal tras un concierto que dio el 27 de noviembre del 2002 , en el “Hipódromo de las Americas” en Ciudad de México, su familiares recuerdan que empezó a perder el control del habla y que luego los médicos determinaron y confirmaron un tumor cerebral.

Se le rindió un homenaje en Noviembre, en Washington DC, en el Concert Hall del Kennedy Center se encontraban aproximadamente tres mil personas entre Latinos y cubanos que iban a escuchar a la emperatriz del ritmo. Ella salió ya casi al final y canto una canción que le permitió llegar a los corazones de todo el publico asistente, donde el espectáculo paso a ser una simbiosis entre el publico y Celia, ya que pasaron a ser uno, compañeros de su ritmo, acompañantes de su voz, todo el mundo se encontraba de pie, Celia Cruz era Cuba Viva, ella ofrecio un espectáculo lleno de clase, jerarquía y elegancia, cuando termino el publico no la quería dejar ir, y le ofrecio un aplauso interminable, las personas que se encontraban presentes dijeron que ella había roto los niveles emocionales y clavado en más de tres mil almas la perennidad de un instante.

El 05 de Febrero del 2003 obtuvo junto con el cantante colombiano Juanes el mayor número de galardones, en el premio “Lo Nuestro” de música Latina, organizado por la cadena Hispana Univisión.

A sus 78 años de edad recibió un merecido homenaje en el Auditorio Nacional de México, que duro dos días Viernes y Sábado.

El 13 de Marzo del 2003, Celia Cruz hizo en Miami su primera aparición en publico desde su operación cuando asistió al homenaje que se le rindió en el teatro “Jackie Gleason” a este tributo asistieron artistas como: Gloria Estefan, Marc Anthony, Arturo Sandoval, La India, Olga Tañon, José Feliciano, Milli Quezada, Gilberto Santa Rosa, Patty Labelle, Albita Rodríguez, y Willy Chirinos entre otros como Paulina Rubio, Ana Gabriel.

En Diciembre del 2002 Celia fue hospitalizada en la ciudad de Nueva York. Fue sometida a una cirugía en el cerebro en el cual se le extirpo un tumor y para el 16 de Julio del año en curso Cuba y el mundo pierde una de las voces más insignes de la música tropical, como consecuencia de un cáncer encefálico.

Al momento de su fallecimiento su salud se había deteriorado enormemente como consecuencia del cáncer, debía estar postrada en su residencia, choco esto con su actitud siempre enérgica esto ocasiono que su animo decayera bastante. Alejandro Zuart dio unas declaraciones antes de su muerte donde decía que “El problema era más anímico, ya que se encontraba excesivamente sensible, y según se debía a las quimioterapias”. Como Celia era una persona muy practica, pensaba que si todo ese tratamiento al cual estaba sometida la iba a aliviar estaba bien, pero si no era así prefería no hacerlo.

Ella era una persona temperamental, directa, un verdadero volcán, cuando se entero de su enfermedad le dijo al doctor: Quíteme este tumor!. Ella misma en declaraciones dijo que no había soltado ni una lagrimita.

Su esposo se encontró con ella hasta el ultimo momento, y desde luego esta muy afectado, demacrado, triste, y sin animo, se le fue su mitad. A la que el acompaño en todo momento y de una forma incondicional, más aún cuando se entero de la enfermedad y luego de la operación, que duro cinco horas y media en el Hospital Presbiteriano de la Universidad de Columbia, en Manhattan, Nueva York, esta era la segunda cirugía a la que era sometida la cantante, en 30 días ya que anteriormente en el Hospital Hackensack, de Nueva Jersey, estado donde vivía, le había extirpado el seno izquierdo tras descubrírsele cáncer. También hay que recordar que hacia aproximadamente tres años atrás había sido intervenida quirúrgicamente de un problema en la rodilla, pero luego se reintegro a su trabajo, solo que tuvo que dejar de usar tacones altos. La enfermedad la obligo a permanecer en cama y ni siquiera se pudo levantar de la misma para celebrar su 41 aniversario de bodas con el trompetista Pedro Knight.

Antes incluso de conocerse su enfermedad la cantante había estipulado que su cuerpo sea llevado a Miami para ser sepultado en esta ciudad, donde reside la mayor comunidad cubana fuera del país.

El primero de una serie en discos de platino y oro fue en 1.957, justamente cuando hizo su primer viaje a Estados Unidos. Durante toda su carrera acumulo Honores, y premios.

Celia colaboro con otros artistas aún cuando no era su terreno, entre ellos tenemos: apareció en la película “Los reyes del mambo” versión Hollywood de la novela Oscar Hijuelos, junto con Antonio Banderas y Armand Assante, su personaje se llamaba Evalina Montoya, participo en una película llamada “Salsa”. Grabo con David Byrne, y el escocés todavía recuerda su impacto al decir: “Cantaba a un metro del micro y aun tapaba mi voz”. Hizo el sublime “Vasos Vacíos”, primer destello de la genialidad del grupo argentino “los Fabulosos Cadillacs”. Canto junto con el rapero haitiano Wyclefjean y con Jarabe de Palo. Otro de los grandes con los cuales colaboro fueron el legendario Ray Barreto y dos de las más venerables figuras de la música tropical de Miami Emilio Estefan, Gloria Estefan, Patti Labelle, Dionne Warwick y Willie Chirino. También se escucho su voz en la banda sonora de las cintas “Something Wild” y “Invasión USA”. Participo como actriz en la novela “Valentina” junto a Juan Peraza y Verónica Castro . Trabajo con Angélica Houston en “La Familia Pérez” y su último trabajo en México fue “El alma no tiene color” que tuvo una gran audiencia en todo el continente.

Ella llevo su música a países tan improbables como Finlandia, donde Celia era estrella, que aunque tal vez no entendiesen la letra, pero apreciaban su voz, que era adaptable a todos los palos caribeños.

Algo que la caracterizo a lo largo de toda su trayectoria es el hecho de haber usado pelucas de todos los estilos y tonalidades, combinándolas además con accesorios ostentosos y rebuscados, así como con vestidos brillantes y muy coloridos. Ella ha impuesto su estilo, que al igual que ella era divertido y bullangero. Sus pelucas por lo general eran claras, aunque de vez en cuando utilizaba algunas oscuras para darle variedad a su look. En eventos especiales a la cantante cubana le gustaba lucir pelucas bien peinadas. Sus vestidos eran largos, con movimientos y muy brillantes, es decir, también eran exóticos, era una mezcla entre grupera y rumbera, uno de sus vestidos preferidos era uno con un estampado de pavo real. Otra de sus debilidades eran los lentes grandes y brillantes, ya que casi todos sus anteojos están cubiertos de piedras. Además de esto una de sus características eran sus manos muy finas y con unas uñas largas muy bien cuidadas y de color rojo generalmente.

Entre sus pasatiempos estaba escuchar todo tipo de música, cuentan que cada vez que iba a un país compraba su música, y coleccionar monedas de oro y manillas de oro.

Cuentan algunas anécdotas que antes de salir al escenario ella se tomaba un caldo de gallina o una taza de café negro.

En unas declaraciones dada por su hermana ella dice “Celia empezó a cantar, y a cantar bien, desde pequeña”. Otro conocido salsero afirma que “es una mujer sencilla y sin pretensiones que ama la música”.

Ella añoro toda el tiempo que se encontró fuera de su tierra natal regresar, pero se encontraba divorciada del gobierno, dijo “Si me quedara un solo día de vida me gustaría cantar en Cuba”; era considerada por quienes la conocían como una amiga espiritual e inteligente, que le gustaba descansar en batas y pantuflas, y que era excelente cocinera.

Incluso un caricaturista cubano Aristide Pumariega, rindió un homenaje a Celia con el libro “Azúcar”, como se lee en el prologo nadie como ella ha sabido conservar el sabor cubano y darle a la palabra azúcar toda la connotación de la isla. Este libro fue publicado por este caricaturista y en el se recopila lo más granado de la música cubana, entre ellos la inolvidable Celia. Igualmente Aristide expuso en Bogota una veintena de caricaturas en óleo y papel con la historia musical de Celia Cruz, la obra incluye momentos grandes de la Guarachera, con cada una de las orquesta y cantantes con quienes ha compartido.

La carrera de Celia Cruz abarca más de medio siglo, más de setenta grabaciones, premios Grammy y múltiples nominaciones.

Dos de sus grandes amigas fueron Matilde Díaz, cantante colombiana y Yolanda Montes Tongolele.

A pesar de su talento y de todos los premios que recibió, ella poseía una sencillez increíble y una alegría contagiosa, estas son las características con las que se ha escrito uno de los capítulos más importantes de la historia musical afrocubana y del mundo.

Basta solo mencionar el nombre de Celia, para que el espíritu de la gente se llene de alegría y los primeros ritmos musicales se asomen a sus corazones. Es que ella, a estas alturas, es sinónimo de este genero musical y la mejor embajadora de la cultura hispana en el mundo.

Celia en muchas declaraciones dijo que le gustaba siempre estar alegre, que le encantaba lo que hacia, y que tal vez a eso se debía su felicidad, siempre decía que deseaban que la recordaran como una persona alegre, siempre pensó que el retiro tendría que ser por la muerte, y tal como ella lo dijo se retiro justamente el dia que Dios apago sus facultades. Ella decía: “Si dejo de cantar algún día, la vida se me acabaría, la música lo es todo para mi, ha llenado mis sentidos, quien sabe a lo mejor hubiese pensado distinto si hubiese tenido un hijo… quizás hasta me hubiese retirado por el”.

Celia era una persona que creía en la reencarnación, contó en varios programas una anécdota la cual era la siguiente: “Ella en Cuba tenia una tía que se llamaba Ana que se le murió su hija pequeñita, ella le partió dos dedos para ver si era cierto y su hija reencarnaba en otra persona, al momento de Celia nacer, nació justamente con los dos dedos partidos de la hija muerta de Ana”.

Antes de que llegara su muerte, ya se encontraba en marcha el proyecto sobre su película autobiográfica, donde ella misma indico que lo que más le interesa resaltar es su niñez, puesto que esta conformada por las historias que la cantante prefiere contar a sus amigos y seres cercanos, recordando que lo más interesante de esta etapa fue la pobreza y sencillez en la que vivió y las historias vecinales que la rodearon, siempre acompañada de la música y el canto. Posiblemente la artista sea Whoopy Goldberg, y la puesta en marcha del mismo cuenta con la ayuda de Cristina Saralegui y su esposo Marcos. Este proyecto nació de Whoopy quien se lo comento a Cristina donde le dijo que una de las cosas que más le entusiasmaba era hacer esta película y darle autenticidad. Cristina indico la inmensa admiración que sentía por Celia y que además es muy importante que aprendamos del éxito de ella ya que ha tenido una trayectoria inigualable. Por su parte Celia y Cristina acompañaron a Whoopy para la entrega del premio “Mark Twain”, y esta ella declaro: Adoro a Celia y he estado doblando sus canciones frente al espejo desde hace muchos años y uno de mis grandes sueños siempre ha sido interpretarla en la pantalla.

Se presento en más de cien países, recibió un centenar de premios, condecoraciones, diplomas académicos, su figura era como un torbellino en la tarima, estuvo en barrios pobres y en clubes exclusivos de Bogota, Lima, Caracas, Nueva York, Toronto, Tokio, Seul, Londres y en otras 300 ciudades. Alguna vez en sus presentaciones debido a todo lo emocionante del espectáculo fue a dar al suelo, cuando sus admiradores deseaban tocarla se formaban grandes embates, ella decía “Vaya chicos pórtense bien y les cantare sopita en botella, el yerberito moderno, te busco y todas las canciones que ustedes quieran”.

Celia fue muy admirada por nuestro país Venezuela, fue invitada en varias oportunidades por un programa sabatino de uno de los canales más importantes de la nación, e incluso posee su estrella en el Paseo Amador Bendayan. Ella visito por primera vez a Venezuela en 1.970 dijo que deseaba conocer la tierra y la gente del Barlovento.

La extraordinaria Celia nunca tuvo hijos, pero si cuatro sobrinos y decenas de ahijados de varias naciones, además de muchas personas que la adoraban. Entre las declaraciones de grandes artistas tenemos las siguientes: Juanes cantante colombiano dijo: “Me siento muy triste por la partida de Celia, ella no morirá jamás porque su música será eterna, a nosotros los músicos nos ha dejado millones de lecciones y pasos a seguir, siempre la he admirado y respetado y la he visto como el más grande ejemplo de constancia, humildad, talento, calidad y profesionalismo. Dios la bendiga”….

Susana Jiménez “Es una perdida irreparable, pero su legado vivirá en nuestros corazones por siempre, fue mi gran amiga y cada vez que estuvo en mis show me enseño una lección de vida, me considero muy dichosa de haber tenido la oportunidad de haber compartido con ella y con Pedro, ha sido la más grande y nunca la olvidare”….

Paulina Rubio “Me siento muy orgullosa de haber compartido con la señora Celia Cruz. Estoy segura que al igual que a mi, ha dejado una huella positiva en todas las personas que toco a su paso, su alegría y profesionalismo deben ser inspiración para todos los artistas que tratamos de seguir sus pasos….

Juan Gabriel “Siempre será un bello recuerdo para todos, por todos los momentos que hemos compartido juntos”…

Angélica Maria “La quiero mucho, la voy a querer siempre hasta que yo me muera porque fue un ejemplo de trabajo, lucha, de alegría, un espíritu maravilloso que tenia esa mujer”.

Era una persona muy querida este hecho se evidencio durante todos los días que se encontraba dándole el ultimo adiós a este mundo, murió el 16 de Julio y fue enterrada el Martes 22 del año en curso. Su cuerpo fue trasladado en una urna de cristal tirada por caballos, le realizaron una misa en la iglesia Gesu y una ceremonia en la Iglesia San Patricio, había una multitud de gente esperando, y acompañándola durante toda la procesión, iban con banderines, pancartas, flores blancas que eran sus preferidas, daban aclamaciones y aliento a Pedro, y fue enterrada a las 5 de la tarde, en un cementerio en donde se encuentran muchos de los cantantes de salsa, como Hector Lavoe, y Tito Puente.

Es difícil imaginar la música afrocubana sin la dinámica presencia de su reina, la única e inigualable Celia, ya que ha sido la luz guiadora para la música tropical, su corazón y alma son la real personificación del estilo celebrado alrededor del globo y bautizado con el nombre de la Salsa. Ella era y seguirá siendo admirada no solo por sus fanáticos sino por sus compañeros del medio. Ella era incomparable, no hay voz ni personalidad parecida a la suya, su voz era única, su azúcar, sus atuendos especiales, las pelucas que usaba durante sus actuaciones, su inefable buen humor para con su publico y los medios de comunicación, sus anécdotas, en fin una vida llena de éxitos, pasión musical y Azúcar.

Ella se identifico con ritmos como el danzon, la rumba, el son montuno,la guajira, el mambo, el cha cha cha, el guaguanco, el merengue, el jazz, la salsa moderna, hasta la poesía sentimental y moruna.

Debemos decir con todo respeto que el mejor legado de esta gran mujer ha sido su gran fuerza de voluntad por la vida, y su gran sencillez, a pesar de haber recibido todos los galardones, condecoraciones y éxitos que cosecho a lo largo de su vida. En fin su calidad humana que siempre se observo en su trato con su publico, amigos, la prensa. Poseía un inagotable optimismo y una perenne sonrisa. Ella misma dijo que cumplió el sueño de su padre pero a través de la música ya que se encargo de enseñarnos a vivir la vida con mucha azúcar.

Debemos interiorizar una de esas ultimas canciones de la vida es un carnaval ya que “Todo aquel que piense que la vida siempre es cruel tiene que saber que no es así, que tan solo hay momentos malos y todo cambia, todo aquel que piense que esto nunca va a cambiar tiene que saber que no es así, que al mal tiempo buena cara y todo pasa, aaah nunca hay que llorar que la vida es un carnaval y es más bello vivir cantando….”.

Contenido relacionado

Frases de Celia Cruz

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *