Como arrancar un proyecto

Como arrancar un proyecto – Analogia

 

Como arrancar un proyecto.  Vivo en un pueblito llamado Chiloeches, en España. Por cosas  de la vida está rodeado de montañas que parecen muy lejanas, todos los días pienso en cuánto me gustaría ascender una de esas hermosas pendientes, pero luego se me pasa.
Esto suele ser lo que nos sucede muy frecuentemente con nuestros sueños e ideas,
nos sentimos capaces de hacerlo, pero al mismo tiempo no nos ponemos en
movimiento, sino que se queda como algo que nos gustaría hacer, pero no tenemos
tiempo para llevarlo a cabo.

 

Como arrancar un proyecto – Analogía versus Realidad

Muchas veces no hemos arrancado un proyecto o ejecutado una idea cuando
empezamos a ver las dificultades que se nos presentan, todo nos parece que está muy
lejos y eso merma nuestras esperanzas, por supuesto nos frustra y luego cedemos
dejándolo a un lado.
La montaña nos invita a subirla y a emprender este hermoso camino que, sin duda,
presentará sus dificultades, pero también tendrá sus gratas satisfacciones. ¿Cómo
sería nuestra vida si fuese esa montaña?

1- ¿Por dónde empiezo?

Si mi vida fuese una montaña la cual me gustaría subir,
entonces hay que prepararse para el desafío. Debo planificar la mejor forma de
hacerlo, cuándo sería el día mas conveniente, la ruta que debo tomar y que
debo llevarme para esa larga caminata. Ahora pensemos por un momento, ¿cuál
es el estado actual de mi vida?, ¿tengo algún sueño o idea que quiero llevar a
cabo?, ¿cuál sería el día, mes, o año para hacerlo?, ¿cuál es la mejor forma de
hacerlo?, ¿qué necesito para hacerlo?.
Parece un poco extraño pero estos son los cuestionamientos que debemos
hacernos para emprender, si no comenzamos por planificar sería dificil estar
motivados pues no sabríamos por dónde arrancar.
Recuerda: lo ves muy lejos, aunque realmente no lo está…

2- Mi actitud

Si todos los días que veo la montaña me entusiasmo y digo “la voy a
subir” y no hago nada al respecto, entonces el día pasa como pasa todo y no lo
intento; ahora, si mi actitud es lograr lo que tengo trazado entre ceja y ceja,
entonces todo los días hago algo en función de lo que quiero lograr. Una actitud
creativa y proactiva nos permitirá avanzar en los sueños y metas que queremos
alcanzar, el entusiasmo es la clave.
Recuerda: lo ves muy lejos, aunque realmente no lo está

3 – El camino

La montaña se ofrece a mis pies de una manera impactante, tiene
varias rutas con arbóles, grandes piedras, pendientes muy pronunciadas y también
lugares más llanos donde puedo avanzar más rápido. Es un bello ecosistema lleno
de pájaros, animalitos diversos y por supuesto, serpientes. Sin embargo, no le temo
a ello pues estoy muy ocupado pensando en lo bonito que será y lo bien que voy a
sentirme en esta travesía. La vida da muchas vueltas y al igual que la montaña tiene
varias rutas por dónde subir, dependerá de mi habilidad para evaluar cuál será el
camino que más me conviene, por supuesto debo estar muy atento a los peligros
con los cuales voy a enfrentarme, cuando tenga obstáculos difíciles, o cuando
encuentre personas que de alguna manera me hacen la travesía más dura. No
obstante, no debo dudar porque también encontraré momentos de dicha y personas
dispuestas a ayudarme, el camino no es ni será equivocado pues debo vivirlo para
aprender, siempre habrá oportunidades para encontrar nuevas rutas, menos
complejas que me lleven a la cima y a realizar mis sueños. Confía en ti.
Recuerda: lo ves muy lejos aunque, realmente no lo está.

 

4- La cúspide

Al llegar arriba de la montaña puedo ver todo el trayecto recorrido,
pasa por mi mente todos los momentos y lugares de esta hermosa travesía y me
digo, “yo sabía que podía lograrlo”. Esto podría ser el inicio de nuevos retos o
montañas por escalar, ya que me he dado cuenta que llegar y alcanzar la cima
de la montaña no es lo que me mueve en realidad, sino la experiencia de haber
visto tantas cosas interesantes y haber superado muchas adversidades, y aún
así, estar satisfecho y agradecido por mis logros como emprendedor. Alcanzar
sueños y metas en la vida es muy satisfactorio, pero no se compara con las
alegrías de mirar atrás y saber que has sido invencible, con todos los problemas
que has podido vivir decidiste salir adelante y siempre conseguiste una nueva
ruta o personas que te apoyaron, por eso en la medida que vives agradeces, y
ese agradecimiento es lo que hace que tus puertas se sigan abriendo a nuevos
sueños, ideas y metas por realizar, es lo que en realidad te mantiene vivo.

Recuerda: lo ves muy lejos, aunque realmente no lo está, el camino de la
vida es como la montaña, basta el emprender y verás lo que eres capaz de
lograr hasta alcanzar su cúspide, una vez allí tendrás el mundo a tus pies.

Contenido relacionado

Resumen del libro Senderos de Sabiduría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *