Como Facultar a sus Empleados

Como Facultar a sus Empleados

Este post habala de Como Facultar a sus Empleados. Si bien la delegación es un concepto que surge a partir de la necesidad del gerente de desplazar tareas rutinarias y urgentes para dedicar más tiempo a tareas importantes, el asunto verdaderamente interesante para radica en la importancia que le es asignada al talento humano y los horizontes que se abren en las organizaciones al aplicar una filosofía como esta: son los empleados los que hacen posible la magia en las organizaciones, sin su fuerza no hay nada.

Desde su creación, el concepto de la delegación ha evolucionado desde el detectar personas que al gerente le parezcan extraordinarias o competentes (facultando así solo a una minoría), hasta el Empowerment, en el que cada empleado puede y debe asumir sus propios comportamientos, decidir y sentirse responsable de los resultados. Es una excelente manera de Como Facultar a sus Empleados.

¿Como facultar a sus  empleados?

Es la pregunta que hace Ken Blanchard en Empowerment y la respuesta que da es que la gente no necesita que le den poder; puesto que ya lo tienen por sus conocimientos y su motivación. Facultar es liberar ese poder que ellos poseen. Es claro que el proceso de adopción de una mentalidad así es lento y debe hacerse en forma gradual; porque este es un viaje en el cual todos en la organización toman parte. Como resulta evidente; el papel del gerente cambia a medida que los empleados son facultados; a la vez que estos desarrollan su potencial.

Los preceptos básicos planteados son tres

El primero, compartir información

Con el objetivo de que las personas entiendan el negocio y la situación en que este se encuentra. Entregar todo tipo de información: Financiera, evaluaciones de rendimiento, estudios de mercado, planeación estratégica etc. y enseñarla a interpretar les da a los empleados un elevado sentimiento de confianza; al tiempo que crea en ellos compromiso y responsabilidad por sus acciones.

El segundo, crear autonomía por medio de fronteras

sobre todo en las primeras etapas del viaje, para canalizar la energía de las personas; tales fronteras son los objetivos de la empresa, los valores de esta, las metas, el papel de cada persona, la estructura organizacional y de sistemas, la misión y la visión.

El tercero, reemplazar la jerarquía con equipos autodirigidos

Lo cual le asigna al gerente la tarea de enseñarle al empleado a dirigir su propio trabajo y a desarrollar las destrezas necesarias para trabajar en equipo, además de fomentar el desarrollo de las fortalezas de cada individuo en el rol que más se le ajuste. Esto le dejará mas tiempo (el eterno problema) al gerente para dedicarse a la planeación estratégica, al trabajo con clientes, la creación de nuevos equipos y procedimientos, programas de entrenamiento y proyectos especiales atrasados, entre otros.

El planteamiento de Blanchard es bastante acertado, aunque sea más una filosofía que unos pasos concretos para implantarla; ya que sólo pueden apoyar a una organización personas que compartan una misma visión; tengan espíritu de cooperación y adopten una estrategia común, conscientes de que busca la compañía, cual es su papel en ese proceso y cual es el papel de quienes lo rodean. Hay que fomentar entonces; la iniciativa individual, el empowerment y la toma de riesgos dentro del contexto mencionado. Sería ideal implantar estas ideas desde el nacimiento de las empresas, para poderlas desarrollar a medida que estas crecen y disminuir así el nivel de dependencia que tienen del dueño y/o de los altos ejecutivos.

Algunas personas adquieren más fácilmente el espíritu de equipo que otras

Tales son las personas que necesitan las organizaciones. Personas que como gerentes; puedan inculcar el sentido del trabajo en equipo y ejecutarlo, que como subordinados; puedan comprender su trabajo como parte del equipo que forma en su área y del gran equipo que es la organización.

Como Facultar a sus Empleados  Conclusiones

Delegar es mucho más que una decisión que se toma cuando el gerente no dispone de suficiente tiempo; partiendo de esto pueden abrirse perspectivas no imaginadas en tiempos anteriores en las organizaciones, puede iniciarse un viaje en el que todos puedan mejorar constantemente su calidad de vida; al tiempo que la organización evoluciona y alcanza sus objetivos.

Estos preceptos llevan intrínseca gran sabiduría. De hecho; compatibilizan las metas de las personas con las metas de la organización y hacen posible crear un escenario en el que usted le pague a una persona por hacer lo que le gusta; donde le gusta y como le gusta. Sin esos elementos; puede ser la persona adecuada, la tarea adecuada, tener el entrenamiento adecuado, ser el momento adecuado y sin embargo no dar resultados importantes, no conservar a una persona valiosa ni apoyar a la consecución de los objetivos de la organización.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *