Convirtiendo a una Persona Negativa

Convirtiendo a Una Persona Negativa

Convirtiendo a una Persona Negativa

Sus palabras son dañinas. Sus acciones lastiman a la gente. Su presencia impide el progreso. “Carlos Criticón” es una persona tan negativa que querrías conocer. Para él, el sol es demasiado brillante y los pájaros cantan demasiado alto. Es motivado por quienquiera que escuche sus quejas. Hay un poco de verdad en sus palabras; no puedes discutirlo. Aun si está logrando resultados, su actitud constante de criticar obstruye la eficacia de todo tu equipo. Como líder, tienes que confrontar a Carlos.

Escucha… A solas, siéntense y platiquen sobre sus quejas. Hazle saber que su actitud negativa es un problema. Explica con ejemplos reales como sus acciones han dañado a sus compañeros y el progreso. Entonces, deja que él explique qué está causando su actitud negativa. ¿Por qué critica en lugar de encontrar soluciones? Una vez que le has hablado, sugiere una manera aceptable de resolver sus problemas. Si tiene un problema con un compañero, él debe resolverlo personalmente. Si no lo puede hacer, él debe ir contigo para que le ayudes. Si Carlos tiene un problema con la organización, debe ir contigo inmediatamente. Hazle entender que nunca es apropiado discutir con una tercera persona un problema que tenga. Además, es más efectivo tratar directamente con la persona responsable.

Entonces Guía… Si Carlos Criticón acepta los parámetros que has propuesto y continúa siguiéndolos (aprobado por sus acciones), no habrá necesidad de incluir a otras personas. Sin embargo, si Carlos continúa criticando a los demás y a la organización, se requiere un remedio más serio.

  1. Pide que las personas afectadas por las críticas de Carlos se reúnan contigo y con Carlos. La meta de esta reunión no es para atacar a Carlos, es para hacerle saber cómo sus palabra están afectando a otros. Trae las personas que más recientemente fueran afectadas. No debes revisar situaciones de años atrás, a menos que se vean todavía las consecuencias. Trata de limitar la cantidad de personas en esta junta.
  2. Pide que compartan su experiencia. Dale a cada uno la oportunidad de expresar su experiencia con Carlos. Trata de mantener la plática enfocada en los hechos y resultados. Dale a Carlos ejemplos específicos.
  3. Pide una explicación de Carlos. Después de que cada persona cuente su historia, dale a Carlos la oportunidad de explicar. La mayoría de las veces no va a poder justificar sus acciones. Si hay una razón mayor por la cual se critica, ahora es cuando debe estar detectada. ¿Está resentido por no haber recibido una promoción? ¿Le son demasiadas sus responsabilidades? ¿Resultan sus sentimientos heridos por su relación contigo u otro compañero? Una vez que has detectado la razón, trátalo en privado.
  4. Dales a todos un bosquejo para hacer una crítica positiva. Habla con tu equipo y dile que venga contigo para compartir sus opiniones u observaciones acerca de la organización, o que vaya directamente con el individuo pertinente. Sé claro en esto, que la crítica nunca debe compartirse con las personas no involucradas. Recuérdales que la mejor manera de resolver un asunto es ir con la persona afectada directamente.

Si persiste el problema…

Si Carlos es un empleado, es hora de despedirlo. Si es un voluntario, habla abiertamente con tu gente acerca del hecho de que Carlos tiene la tendencia de criticar, y comparte con ella el proceso que has pedido que siguiera Carlos. Sugiere a las personas que no le hagan caso a Carlos en el futuro.

Como el líder, la meta es cambiar la actitud de Carlos. Es mi experiencia que las personalidades más difíciles no son tan difíciles una vez confrontadas. Es posible que surja de otras fuentes su necesidad de criticar. A través de confrontar a Carlos y escucharle a él, debes poder detectar cuál es la verdadera razón de la crítica.

El respeto es la clave en una relación difícil, y a través de darle atención personal, tendrás la oportunidad para conseguir su respeto y edificar la relación. Si puedes ayudarle a Carlos a superar su espíritu de crítica, él puede convertirse en un miembro productivo del equipo. En lugar de atacar a los otros miembros del equipo, Carlos puede llegar a ser una persona que resuelva los problemas. Con tu apoyo, quizás llegará a ser un líder.

Lucas Luciendo – de Lucir Al Liderazgo

Para unas personas no es “Somos #1”, sino “Soy #1”. Yo le llamo a este tipo de persona “Lucas Luciendo”. Después de haber trabajado arduamente por meses, el equipo es puesto atrás, en la sombra, y él se pone adelante para recibir su “regalo”. Lucas busca la gloria. Se beneficia del trabajo de otros y acepta el crédito que pertenece a todos.

Lucas Luciendo puede ocasionar más discordia que cualquier otra persona. Sus acciones agresivas y actitud llamativa hacen enojar a las personas. Si le dejas sin corregir, la actitud de los demás llegará a ser, “¿Por qué hacer todo el trabajo cuando Lucas va a tomar todo el crédito?”. Tal vez sea auto-suficiente y motivado a ganar, pero si divide el equipo en el proceso, el éxito de la organización se irá bajando. Como su líder, hay que enseñarle los beneficios de trabajar en equipo y ganar como equipo.

Escucha… Habla con Lucas a solas acerca de lucirse. Dale ejemplos de esfuerzos hechos por el equipo por los cuales él tomó el crédito. Pregúntale a quién respeta en la organización y, ¿por qué? Aun esa persona tiene que trabajar en equipo. Pregúntale si se da cuenta de que trabajar en equipo funciona hacia ambas direcciones – arriba y abajo en la organización. Muéstrale que, para hacer algo grande, uno necesita un equipo – aun cuando esté encima de la organización. Comparte tus propias experiencias positivas de trabajar en equipo con él.

Entonces Guía… Hay que guiarle con poder y autoridad. Cuando te le acercas a Lucas, él necesita estar consciente de tu autoridad. Guía con autoridad. Si no lo haces, te va a pisar. Déjale saber que no estás impresionado por imágenes sino por el trabajo en equipo que produzca resultados.

  1. Introduce a la plática a alguien a que Lucas respeta. Si Lucas dice que respeta a otro líder en tu organización, tráelo para que te apoye a ayudarle. He sabido que es mejor acoplar un potencial líder con un líder establecido a quien respete. Esta persona puede hablar con autoridad sobre asuntos tal como el lucirse, y es probable que Lucas le haga caso.
  2. Sería bueno recompensarle por su trabajo en equipo. No le pagues conforme a sus logros individuales. Si es productivo, ya ha aprobado lo que puede hacer a solas. Basa su sueldo en las metas realizadas en equipo.
  3. Entrégale un proyecto. A través de darle un proyecto, estarás estableciendo parámetros. Lucas necesita parámetros. Necesita estar en un ambiente de equipo en el cual va a tener que trabajar con otros y ganar con otros.
  4. Conoce cuáles asuntos valen la pena de discutir. Al hablar con Lucas vas a empezar a comprender su personalidad y lo que le motiva. Escoge tus “peleas”. Es mejor tener una persona motivada que ocupa refinación que alguien refinado sin motivación. Descubre qué es lo que le motiva y qué necesita cultivar para desarrollarse como líder. No le obligues a trabajar en un área donde tiene poco interés o talento. Y, ponle en un equipo donde tenga mucho interés y donde la recompensa sea visible.

Una vez resueltos los asuntos, no te rindas. No permitas que salga de los parámetros que has establecido. No debe ser permitírsele a andar suelto para hacer lo suyo. Lucas tiene que aprender cómo trabajar en equipo para poder reconocer los beneficios de estar recompensado como equipo.

Dejarlo sin corregir, va a afectar la actitud de todo tu equipo. Como líder, es necesario enfatizar la importancia del equipo. Ya está motivado a ganar. Dale la oportunidad de ganar en equipo y pueden llegar a ser uno de tus líderes más fuertes.

Extracto del libro “Liderazgo Excitante” – Por John C. Maxwell

Contenido relacionado

Artículos de John Maxwell

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *