El Arte de la Guerra

El Arte de la Guerra

El Arte de la Guerra. Desempolvando libros viejos, me encontré leyendo nuevamente El Arte de la Guerra de Sun Tzu. Y una vez más descubro lo increíble de su inagotable enseñanza. (*)

Sun Tzu, un teórico militar chino, de quien no se tiene la certeza de si realmente existió o no, se cree que vivió 500 años antes de Cristo, nos muestra en este libro que el arte de la guerra es justo la mejor estrategia para evitarla.

En momentos en que el mundo ha dado un vuelco dramático hacia la violencia, cuando la gente no intenta la búsqueda de soluciones sensatas, Tzu nos explica que mucho más importante que hacer la guerra, es conocer y discutir las razones que nos llevan al conflicto, y consecuentemente, buscar una solución.

La filosofía planteada en El Arte de la Guerra es aplicable no solo al terreno militar, su teoría es tan puntual y certera que puede tomarse para cualquier situación de la vida. Es un tratado que muestra como poner en práctica la sabiduría del conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación.

 

Las similitudes encontradas en su esquema de la práctica militar y el desempeño del marketing de nuestras empresas, le ha valido ser uno de los libros de estrategia para negocios más importante de nuestros días.

Podemos encontrar máximas aplicables a la guerra, a la política, al marketing, y a las empresas. El libro detalla los aspectos más importantes en el desarrollo de la estrategia para la consecución de una batalla.

El primero de ellos es la selección del campo de batalla, al que en el ámbito mercadológico, puede compararse con el mercado o entorno de una marca o producto. De este dice Sun Tzu que es imprescindible conocerlo a fondo, al punto de saber detalladamente las zonas donde existen ventajas y debilidades, tanto para nosotros como para nuestros competidores. “Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y, en cien batallas, no correrás jamás el más mínimo peligro”, nos dice Tzu.

Otro punto importante que resalta El Arte de la Guerra es el que se refiere a la concentración de fuerzas. Según Tzu, es de vital importancia para el momento del ataque, concentrar las fuerzas allí donde se desarrollará la pelea. Las empresas, aunque se muestren o sean superiores, deben concentrar fuerzas para que sus acciones tácticas tengan el mayor impacto posible.

Respecto al ataque, que es otro aspecto tocado en el libro, el autor pide reflexionar sobre la necesidad del mismo. Habla sobre analizar si vale la pena un ataque en un momento y terreno determinados y sobre los beneficios o ventajas que se obtendrían de dicho ataque.

Finalmente El Arte de la Guerra explica la necesidad e importancia de un plan de contingencia en el que se reúnan distintas fuerzas que colaboren a lo largo de la batalla. Es necesario para las empresas advertir los cambios y actuar en consecuencia.

Este es, sin duda, el mejor libro de estrategia de todos los tiempos, con indicaciones que a pesar de su antigüedad, siguen siendo útiles en la actualidad, al punto de que existen universidades de algunos países que lo han incorporado como materia de estudio, en programas de grado de marketing y administración.

El Arte de la Guerra es un tratado para evitar la guerra. Y, a la vez, un manual para, de ser inevitable, saber como pelear. Tzu nos dice que “la mejor victoria es vencer sin combatir” y que justamente esta es “la diferencia entre el hombre prudente y el sensato”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *