El Mapa del Tesoro

El Mapa del Tesoro

El Mapa del Tesoro. Recuerdas la sensación de frustración y miedo que te invade cuando estás perdido buscando una calle?. Es horrible ¿verdad? Ahora, imagina esa sensación cuando te encuentras perdido en la vida. Todo vuelve a tener sentido cuando te das cuenta dónde estás y dónde quieres ir. Ese es el objetivo primordial de un mapa.

¿Ya empezaste a determinar tu estado deseado y tu estado actual? En el momento en que termines estos dos primeros pasos podremos comenzar a trabajar con el elemento que nos falta en el diseño de nuestro mapa. Me refiero a determinar las diferencias y los tiempos. Ya que sabes quién eres y qué quieres cambiar, es decir, cómo quieres ser, te quedará muy claro determinar qué necesitas para elaborar esos cambios. Ya que sabes qué es lo que necesitas debes planear el cómo y cuando obtendrás cada una de esas diferencias.

Imagina que te encuentras en la Ciudad de México y quieres llegar a la ciudad de Nueva York. Primero que nada hay muchas formas de llegar, por aire, por tierra, por mar. Puedes tomar un coche, una bicicleta o caminar. Cada decisión va acompañada de ciertos recursos que necesitarás. Si decides ir en coche necesitas un automóvil, gasolina, dinero etc. Debes conocer cuáles de estos recursos posees y cuáles necesitas obtener, planear cómo conseguir los que te faltan y en cuanto tiempo.

Para llegar a NY posiblemente harás varias escalas, por ejemplo cada mil kilómetros. Debes de saber donde te vas a detener y por cuanto tiempo. Después de cada escala revisarás perfectamente tu carro y tus provisiones. Debes determinar rutas alternas así como recursos por si sucede algún imprevisto. De la misma manera en que te preparas para salir de viaje debes prepararte para vivir tu vida.

Cada escala es tu planificación a 1 año, 5 años etc. en busca de llegar a tu destino final. Parece un trabajo arduo pero te pregunto ¿Acaso no vale trabajar arduamente para hacer de tu propia vida un viaje excitante y maravilloso, sin lamentables imprevistos?

Tú eres el dueño del volante y tal ves hoy decidas ir a NY y en cinco años prefieras desviarte a Chicago. Tú puedes cambiar de dirección cuando quieras, es muy válido. Existen variables que te pueden impulsar a dirigirte a otra parte, a tomar más tiempo en una escala o a acelerar el paso. Con la vida es igual sólo que teniendo un “plan” y un “mapa” es menos probable que te “pierdas”, siempre sabrás donde estás y las posibilidades de que puedas llegar a tu destino aumentan.

Debes cuidar que tus objetivos sean lo más claros y específicos que puedas. Cuanto más detallado es un mapa, mejor trabaja. El problema que existe cuando somos demasiado generales en la determinación de nuestros objetivos es que puede suceder que obtengamos lo que estamos buscando y ni siquiera nos demos cuenta. Esto acarrea enormes cantidades de frustración. Ejemplo: una persona me dice que su objetivo en la vida es tener más dinero. Yo meto la mano en el bolsillo y con toda mi buena fe le regalo un centavo. Té pregunto ¿Tiene más dinero? Claro que sí.

Él, enojado, me dice que quiere más por lo que yo le alcanzo un segundo centavo. La frustración le hace perder la cabeza me insulta y se va. Él pidió algo y lo obtuvo y ni siquiera se dio cuenta. ¿Quieres más dinero? ¿Cuánto más? ¿Cuándo? ¿Para qué? ¿Cómo vas a obtenerlo? ¿Qué necesitas? En realidad poseemos todos los recursos sólo es una cuestión de darnos el tiempo para diseñar el mapa de nuestra vida.

Yo te aseguro que cuando termines tu mapa habrás encontrado ya un tesoro porque no hay nada más tranquilizador que saber que ya no estás perdido. Súbitamente todo empieza a tener sentido y pronto, muy pronto te encontrarás disfrutando del camino..

Contenido relacionado

Articulos de Franco Soldi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *