terror

El terror que habita en tu mente

 

Al hablar de terror todos pensamos de inmediato en situaciones o momentos que nos han erizado la piel o han logrado asustarnos mucho, se trata de hacer una retrospectiva de lo que vivimos a diario y cuánto nos afecta.

Al estilo de Stephen King, el galardonado escritor de novelas de terror estableceremos algunas analogías de múltiples situaciones que pasan por nuestra mente y nos dejan helados y sin aliento, también podremos aprender a enfrentarlos y cómo eliminarlos de nuestra mente.

Existen tres etiquetas muy utilizadas que aprendemos desde niños y que al mencionarlas nos espantan:

Los fantasmas: Son nuestros malos recuerdos personificados, ellos nos acompañan desde que somos pequeños, son energías residuales que se mantienen presente gracias a nuestros miedos, cada vez que los pensamos, los atraemos, esto nos debilita pues al estar en un estado de alerta mucho tiempo se convierte en un modus vivendi que no nos permite encontrar la felicidad sino de manera momentánea. Pueden acompañarnos en nuestra vida por mucho tiempo y afectar incluso decisiones importantes que debemos tomar, al recordar alguna situación fallida o persona que nos ha perjudicado en el pasado estamos atrayendo los fantasmas que no nos dejan avanzar y nos aparecen con frecuencia generando pavor en nosotros.

Remedio: La idea no es buscar un médium para que establezca contacto con el espíritu y así nos deje en paz, es mucho más sencillo. Se trata de saber identificar cuáles son esos fantasmas que arrastramos y saber cuánto nos han afectado y cómo nos afectan en nuestra cotidianidad. Una vez identificado el problema debemos solucionarlo, recordemos que nuestros fantasmas coexisten con nosotros gracias a que le dedicamos tiempo, eso significa que los atraemos cuando los pensamos, entonces sustituyamos ese fantasma que nos da mucho miedo por un recuerdo de algún lugar o situación que nos traiga alegrías, y si es alguna persona o personas pensemos en la mejor experiencia que tuvimos con ellos, no juzguemos, no señalemos pues nunca sabremos qué tipo de fantasma arrastran ellos también. Perdona y agradece, eso te liberará de ese fantasma que tienes atado a tu vida y que solo es una carga.

Los Entes: Son nuestros miedos con poder, ellos son capaces de paralizarnos o de ejecutar acciones que después nos causan arrepentimiento. Estos miedos nos afectan profundamente porque le damos mucha fuerza, no solo los pensamos y los atraemos, sino que juramos que son los causantes de lo mal que estamos viviendo, permitiendo así que cada vez que dejamos de hacer algo o herimos alguna persona culpemos a los -Además, ya que creemos que son ellos los del problema, nosotros no por su puesto.

Los entes pueden cambiar nuestra vida de un momento a otro y arrastrarnos a la

infelicidad.

Remedio: Realizar un ritual no es la solución, al igual que con los fantasmas debemos identificar cuáles pensamientos atraen nuestros entes, esto es lo más importante,

comprender que esos pensamientos nos lastiman y estimulan las emociones negativas.

Dejemos de culpar a las circunstancias y a otras personas, nosotros somos responsables de lo que sentimos, así que quitemosle el poder, no nos justifiquemos, perdónate a ti mismo y perdona a los demás, agradece que detrás de una experiencia negativa habrá algo mejor esperándote, sí y solo sí comprendes que debes buscar tu paz, está llegará de manera espontánea.

Los Demonios: Son nuestros rencores y temores juntos, son lo peor que podemos experimentar, ellos se alimentan de nuestra energía y nos arrastran hacia el desastre y la infelicidad total. Llegan a tomar tal fuerza que buscan afectar y perjudicar a otras personas generando problemas y sembrando la discordia, a nosotros nos afectan físicamente a través de enfermedades y mentalmente alimentando nuestras emociones de frustración, ira, miedo, insatisfacción entre muchas otras. El mayor logro de los demonios es convertir a las personas en infelices así nunca tendrán la oportunidad de atraer armonía a su vida y por consiguiente se mantendrán en un círculo vicioso.

Remedio: Se podría decir que ante esta situación lo mejor es un exorcismo, pues no, lo importantes es identificar estos pensamientos y emociones, hacernos conscientes de cuánto daño nos hacen y cuántos problemas nos traen, aprender a perdonar a los demás, ellos también tienen su propia historia, agradecer a la Fuente, a Dios, a la Vida, como quieras llamarle ya que vinimos a aprender de lo bueno y de lo no tan bueno, reconocer que nosotros vivimos lo que atraemos y atraemos lo que pensamos, que no hay culpables en este recorrido, y que lo más importante es encontrar tu paz interior detrás de ella está el talismán que hará desaparecer todos aquellos miedos y rencores que no permiten ver lo bello de la vida y la felicidad de estar aquí.

El terror que habita tu mente no es más que tus pensamientos negativos tratando de ayudarte a sobrevivir, depende de ti el mantenerlos a raya o el permitirles que sean ellos quienes manejen tus pensamientos, emociones y acciones.

TÚ PUEDES CAMBIAR EL TERROR POR EL AMOR, INTENTALO…

Contenido Relacionado

Resumen del libro Senderos de Sabiduría

Eleazar Perez Nava Historia de Exito

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *