Las reformas del Código Penal exige una formación continua de los profesionales del Derecho

formación continua de los profesionales del Derecho

 

El Código Penal rige en España bajo la figura de una ley orgánica que tiene por objetivo regular las penas criminales que corresponden a cada delito y el modo en que se cumplen. Pues bien, esta ley ha sido modificada en más de 30 ocasiones desde 1995.

En la mayoría de ocasiones, lo que ha habido tras las modificaciones es un intento de endurecimiento y muchas veces se ha producido como respuesta a ciertos acontecimientos que han causado revuelo y alerta en la opinión pública.

Uno de los ejemplos más recientes fue el intento del gobierno del Partido Popular presidido por Mariano Rajoy para introducir la prisión permanente revisable en 2015. Entonces, esa decisión fue recurrida por parte de la oposición.

Intentos continuos de endurecimiento del Código Penal

Conseguir penas prohibitivas de libertad más contundentes. Esa es la tónica de muchos de los cambios que se introducen en el Código Penal. En 2003, el Partido Popular de José María Aznar intentó legislar como pena de prisión de tres a cinco años la convocatoria de consultas populares.

Esta medida se propuso para hacer frente al Plan Ibarretxe. El Tribunal Constitucional determinó en 2011 que el PP utilizó el trámite de una ley de arbitraje para cambiar el Código Penal. Finalmente, el asunto no tuvo mucho recorrido porque en 2005, el ejecutivo encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero ya derogó la reforma de Aznar, siendo este un ejemplo más de cómo los gobiernos hacen y deshacen casi a su antojo con esta figura normativa.

2003 fue también el año en el que el Gobierno de Aznar sacó adelante otra reforma para elevar las penas máximas de cárcel de 30 a 40 años. La propuesta tuvo el apoyo del grupo Popular, PSOE y Coalición Canaria.

Más atrás en el tiempo, en el año 2000, se legisló para castigar el uso de armas químicas. Con este cambio somos conscientes de que el Código Penal no puede ser un conjunto de penas que permanezcan inamovibles, sino que hay que saber adaptarlas a cada realidad. En los albores de este siglo, el bioterrorismo y los ataques con ántrax eran una gran amenaza, lo que obligó a tomar esta medida.

Por qué tantos cambios en la ley

Los cambios del Código Penal son necesarios, como también lo es la formación continua entre los profesionales del Derecho. El conocimiento de esta disciplina no es simplemente estudiar en la Universidad y posteriormente especializarse en una u otra rama, sino que implica una renovación constante de contenidos e interés en continuar aprendiendo, esta continua Formación en derecho penal requiere ser impartida por profesionales especializados que cuenten con conocimiento amplio de las vertientes material y procesal. Solo así, y con una revisión continua de todas las modificaciones en el Código Penal, se consigue con los conocimientos necesarios para dedicarse a esta rama del Derecho profesionalmente.

Los cambios en la forma de impartir justicia y dictar penas de prisión por delitos criminales cambian porque la sociedad cambia. Las leyes son acuerdos generalizados entre la población que permiten una convivencia más pacífica entre los ciudadanos.

Cambios en el Código Penal también con el PSOE

Los retoques en la ley 10/1995, que es la ley fundamental del Derecho Penal español también se han producido durante los gobiernos del PSOE. Es importante señalar en este punto que el Gobierno no es que aprueba las leyes, sino que eso depende del Congreso de los Diputados.

No obstante, muchas propuestas de ley sí parten del partido político que sostiene al Gobierno. En concreto, con Rodríguez Zapatero como presidente se han producido cambios relevantes en el Código Penal. Uno de los más sonados fue la modificación de la Ley Reguladora de Responsabilidad Penal de Menores, que permitió ampliar los periodos de internamiento de menores en los centros hasta los cinco años, a los que había que sumar otros tres de libertad vigilada.

Este cambio se aprobó en 2006 y con él los menores que cometían un crimen podían seguir teniendo consecuencias penales cuando alcanzaran la mayoría de edad. La reforma llegó tras conocerse que uno de los asesinos de la joven Sandra Palo fue un menor de 14 años.

Pero si hay algo que ha centrado el interés de los españoles en la última década, eso ha sido la corrupción política. En este sentido, en 2010 se produjo una nueva agravación de algunos tipos delictivos, entre ellos los de corrupción política, pederastia o terrorismo. Con este cambio ya no prescribe ningún delito de terrorismo.

Estas son solo algunas de las más de 30 modificaciones que ha experimentado el Código Penal en sus casi 25 años de vigencia. Entre los profesionales del Derecho, estar al tanto de todas estas modificaciones es imprescindible para desarrollar con garantías su actividad profesional, de ahí la necesidad de no abandonar la formación continua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *