Frases de Eva Peron

Frases de Eva Peron

Frases de Eva Peron.  Fue una actriz y política argentina; Se casó con Juan Domingo Perón en 1945 y tras la asunción de este como presidente de la Nación Argentina el año siguiente; Duarte se convirtió en primera dama.

 Frases de Eva Peron

No hay nada que sea más fuerte que un pueblo. Lo único que se necesita es decidirlo a ser justo, libre y soberano

 

En la vida argentina ya no hay lugar para el colonialismo económico; para la injusticia social, ni para los traficantes de nuestra soberanía y nuestro porvenir

 

No dejaré piedra sobre piedra que no sea peronista

 

De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social

 

Los pueblos de la tierra no sólo deben elegir al hombre que los conduzca: deben saber cuidarlo de los enemigos que tienen en las antesalas de todos los gobiernos

 

Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin espera

 

La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia

 

Nuestra patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas

 

La patria no es patrimonio de ninguna fuerza

 

Renuncio a los honores; pero no a la lucha

 

Con las cenizas de los traidores construiremos la Patria de los humildes

 

Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle; por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias

 

Por eso nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas

 

Lo único que los mueve es la envidia; No hay que tenerles miedo: la envidia de los sapos nunca pudo tapar el canto de los ruiseñores

 

Solamente los fanáticos -que son idealistas y son sectarios- no se entregan. Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo; aunque quieran

 

Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública; y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad

 

Donde existe una necesidad nace un derecho

 

Contenido relacionado

Eva Perón

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *