Frases de Stephen Covey

Frases de Stephen Covey

Frases de Stephen Covey

Si queremos aprender verdaderamente el liderazgo y ser mucho mas efectivos definitivamente las frases de Stephen Covey, es buen comienzo su larga trayectoria como escritor, líder, empresarios y conferencista le da el prestigió necesario para presentar una recopilación de sus mejores frases:

Frases de Stephen Covey

 

Después de la vida misma, la facultad de elegir es nuestro mayor don.

 

La administración es disciplina puesta en práctica,

 

La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito.

 

Tienes que decidir cuál es tu máxima prioridad y tener el coraje de decir “no” a otras cosas

 

Ésta es una de las mayores comprensiones en el campo de la motivación humana: las necesidades satisfechas no motivan

 

Una vez que se ha identificado un objetivo atractivo, moverse hacia él es agradable, y no hacerlo es incómodo.

 

Muchas personas padecen tratando de lograr una vida balanceada porque no han pagado el precio de decidir lo que es realmente importante para ellos.

 

El camino a la grandeza es un proceso de crecimiento secuencial de dentro hacia fuera.

 

Si te basas en principios, tenderás a mantener relaciones basadas en principios.

 

Procurar comprender requiere consideración; procurar ser comprendido exige coraje.

 

Trate primero de entender, luego, de ser entendido.

 

La gente perdona los errores, porque los errores suelen ser cosas de la mente, del juicio. Pero no se perdonan fácilmente los errores del corazón, la mala intención, los malos motivos, la justificación que por orgullo pretende encubrir el error.

 

Nos determinamos a nosotros mismos por medio de nuestras elecciones

 

Mientras que el liderazgo decide qué es “lo primero”, la administración le va asignando el primer lugar día tras día, momento a momento.

 

Si dos personas tienen la misma opinión, una de ellas es innecesaria.

 

A veces lo bueno es enemigo de lo mejor.

 

Empezar con un espíritu de aventura, de descubrimiento, de creatividad, requiere una enorme seguridad interior.

 

El ser humano es capaz de tomar decisiones basándose en sus valores. La facultad de elegir el rumbo de nuestra vida nos permite reinventarnos a nosotros mismos, cambiar nuestro futuro e influir con fuerza en el resto de la creación.

 

La gente perdona los errores, porque los errores suelen ser cosas de la mente, del juicio. Pero no se perdonan fácilmente los errores del corazón, la mala intención, los malos motivos, la justificación que por orgullo pretende encubrir el error.

 

Las personas y las organizaciones no crecen mucho sin delegación y trabajo finalizado por parte del personal, porque están limitados a las capacidades del jefe y reflejan tanto fortalezas personales como debilidades.

 

Si lo que pretendemos es realizar en nuestra vida cambios relativamente menores, puede que baste con que nos concentremos en nuestras actitudes y conductas. Pero si aspiramos a un cambio significativo, equilibrado, tenemos que trabajar sobre nuestros paradigmas básicos.

 

Los empleadores y empresarios necesitan personas que puedan pensar por sí mismas, que puedan tomar la iniciativa y ser la solución a los problemas.

 

El entusiasmo está profundamente arraigado en la capacidad de elegir, no en las circunstancias. Para quien siente entusiasmo, la mejor manera de predecir el futuro es crearlo

 

El enfoque proactivo consiste en cambiar de adentro hacia afuera: ser distinto, y de esta manera provocar un cambio positivo en lo que está allí afuera: puedo ser más ingenioso, más diligente, más creativo, más cooperativo.

 

Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, vamos a seguir obteniendo lo que estamos obteniendo.

 

Encuentra tu voz e inspira a otros a encontrar la suya.

 

Aprender algo, pero no hacerlo es realmente no aprender. Saber algo, pero no hacerlo es realmente no saber.

 

Escucha con la intención de comprender, no con la intención de responder.

 

Vemos al mundo no como es, sino como somos.

 

La autoridad moral proviene de seguir principios universales y atemporales como la honestidad, la integridad, tratar a las personas con respeto.

 

El deseo más profundo del espíritu humano es ser reconocido.

 

Quienes hacen grandes contribuciones a la vida son quienes, aún temerosos de la llamada a la puerta, responden a ella.

 

La visión es imaginación aplicada. Todas las cosas se crean dos veces: primero, una creación mental; segundo, una creación física.

 

Si la conciencia no gobierna la visión, la disciplina y la pasión, el liderazgo no perdura y tampoco perduran las instituciones creadas por él.

 

Cuanto más usamos y desarrollamos nuestras aptitudes actuales, más aptitudes se nos conceden y mayor es nuestra capacidad.

 

El enfoque proactivo de un error consiste en reconocerlo instantáneamente, corregirlo y aprender de él.

 

Si uno quiere despertar confianza, debe ser digno de confianza.

 

El camino a la grandeza es un proceso de crecimiento secuencial de dentro hacia fuera.

 

Tu trabajo más importante está siempre por delante de ti, nunca detrás de ti.

 

Si realmente quiero mejorar la situación, puedo trabajar en lo único sobre lo cual tengo control: yo mismo.

 

Cuando muestras profunda empatía hacia otros, tu energía defensiva baja y es reemplazada por energía positiva. Así es como puedes conseguir mayor creatividad resolviendo problemas.

 

La proactividad es tener la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.

 

Del mismo modo que desarrollamos nuestros músculos físicos mediante la superación de la oposición, como en el levantamiento de pesas, desarrollamos los músculos de nuestro carácter superando los desafíos y la adversidad.

 

El desafío no consiste en administrar el tiempo, sino en administrarnos a nosotros mismos.

 

La confianza es el pegamento de la vida. Es el ingrediente más importante en la comunicación eficaz. Es el principio fundamental que sostiene todas las relaciones.

 

Muchas personas padecen tratando de lograr una vida balanceada porque no han pagado el precio de decidir lo que es realmente importante para ellos.

 

Deja de establecer metas. Los objetivos son pura fantasía a menos que tengas un plan específico para alcanzarlos.

 

Tienes que decidir cuál es tu máxima prioridad y tener el coraje de decir ‘NO’ a otras cosas.

 

La fuerza reside en las diferencias, no en las similitudes.

 

La pasión nace del corazón y se manifiesta en forma de optimismo, entusiasmo, conexión emocional, determinación. Ella alimenta un impulso implacable.

 

Busca primero entender, luego ser comprendido.

 

Los líderes no nacen ni se hacen, sino que se hacen a sí mismos: el liderazgo es la consecuencia de las elecciones.

 

Se necesita una gran fuerza de carácter para disculparse rápidamente de corazón y no por lástima. Una persona debe poseerse a sí mismo y tener un profundo sentido de la seguridad en valores y principios fundamentales para disculparse genuinamente.

 

Tenemos mayor necesidad de una visión, una meta y una brújula (un conjunto de principios o instrucciones) y menos necesidad de un mapa de ruta.

 

Una organización empoderada es aquella en la que las personas tienen el conocimiento, la habilidad, el deseo y la oportunidad de tener éxito personal de una manera que conduzca al éxito organizacional colectivo.

 

Lo que haya en el centro de nuestra vida será nuestra fuente de seguridad, guía, sabiduría y poder.

 

El liderazgo es una elección, no una posición.

 

Todos tenemos un poder y una capacidad inconmensurables para reinventar nuestra vida.

 

Desarrollar una inteligencia emocional más fuerte es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los padres y los líderes en todos los niveles de las organizaciones.

 

No importa lo que nos haya pasado, lo que nos esté pasando o lo que nos pueda pasar: existe un espacio entre esas cosas y nuestras respuestas a ellas.

 

Hay tres constantes en la vida: cambio, principios y elección.

 

Quienes enseñan lo que aprenden son con diferencia los mejores estudiantes.

 

La gestión es la eficiencia en la escalada hacia el éxito. El liderazgo determina si la escalera está apoyada contra la pared derecha.

 

Cuando un lado se beneficia más que el otro, esa es una situación de ganar-perder. Para el ganador puede parecer que ha tenido éxito por un tiempo, pero a la larga generará resentimiento y desconfianza.

 

A menudo lo bueno es enemigo de lo mejor.

 

La clave no es priorizar lo que está en tu agenda, sino programar tus prioridades.

 

La felicidad (por lo menos en parte), puede definirse como el fruto del deseo y la aptitud para sacrificar lo que queremos ahora por lo que queremos finalmente.

Contenido relacionado

Stephen Covey

Como planificar el tiempo según primero lo primero de Stephen Covey

Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *