Ideas en Mercadeo

Ideas en Mercadeo

Ideas en Mercadeo. Buenas ideas, aplicadas en el momento oportuno, son la columna vertebral del mercadeo. Sólo con ideas atractivas, que capten la atención y convenzan a los consumidores, se hace mercadeo de verdad. El mercadeo requiere tener una enorme dosis de originalidad, creatividad e imaginación para producir resultados.

La creatividad es producto de la imaginación

Todos tenemos una gran imaginación, cuando somos niños. Aparentemente es un don que todos traemos al nacer. Ese don va desapareciendo, cuando entramos en contacto con otros seres humanos, en la etapa de nuestro desarrollo llamada de socialización. El tener ideas diferentes, distintas, llamativas, no es “políticamente correcto” en las organizaciones establecidas. Tener ideas diferentes y manifestarlas es un gran pecado que no aceptan las grandes mayorías.

 

La reacción primaria es la ridiculización del sujeto imaginativo

En parte debe ser envidia y temor. Temor innato a no ser imaginativo y temor a cualquier cambio. Para los que estamos en el área de mercadeo, no debe ser un obstáculo el se rían de nuestras ideas, cuando aportamos sugerencias imaginativas, diferentes. En nuestra profesión es bueno esperar que digan: “siempre tú y tus ideas”. Mientras más sugerencias ingeniosas se haga, más posibilidades de que alguna sea escuchada y aplicada. Para motivar la imaginación se ha sugerido muchas formas.

Las cuatro I

Una simple, sencilla de recordar, es la llamada de las cuatro “I”, por: Información, Incubación, Inspiración, e Implementación. Información La información significa la recopilación de datos. Para presentar una buena idea de mercadeo creativa, obtenga información, La mayor cantidad que le sea posible. Busque por todas parte y en toda clase de publicaciones profesionales, informes sobre la competencia, artículos sobre tendencias en los negocios, recabe opiniones y comentarios. Es probable que tenga una gran cantidad de información almacenada en la mente. Para prepararse, examine algunos datos aunque tal vez le parezca que no se relacionan con el problema de mercadeo. Analícelos. Revise las conexiones entre fragmentos de información que en apariencia no se están conectados. Escriba en un cuaderno los puntos clave. (Nuestra mente retiene la palabra escrita diez veces mejor que lo que se lee o habla.) Incubación Incubar es dejar reposar la ideas dentro de nosotros por algún tiempo. Hay que olvidarse de la idea por algún tiempo.

 

Las ideas, al igual el aprendizaje requieren de un fase de incubación en su mente

Deje que el cerebro descanse. Piense en algo totalmente diferente. Vaya al cine o dedíquese a su jardín. El cerebro procesa la información alimentada y analiza el problema mientras usted realiza otras cosas. Cuando esté listo, le proporcionará a su mente consciente una idea inspiradora. Inspiración Para García Lorca la inspiración es un duende que sube por dentro desde la planta de los pies.

Para otros es una musa que dicta o sopla

Es posible que el duende o musa se presente mientras conduce a su oficina. O mientras toma una ducha. Algunas veces ocurre a medianoche. (Sería una buena idea tener una libreta y un lápiz junto a la cama para cuando ocurren dichas inspiraciones. O mejor aœn, una micrograbadora.) Las mejores ideas se presentarán a menudo sin previo aviso, cuando menos las espera. Si no las graba de inmediato, las probabilidades de que las olvide son muy altas. Anote en papel sus ideas, sin importar lo absurdas que le parezcan en ese momento. En ocasiones, la idea sólo constituye la etapa embrionaria. Guárdela para después. Tal vez se le ocurra el resto del concepto en el futuro. Después de que haya puesto por escrito la idea, será más sencillo desglosarla en fragmentos cortos

Contenido relacionado

Articulos de Jorge Pereira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *