La Crisis del Temor

La Crisis del Temor

Este Post Trata Sobre La Crisis del Temor.  Una fábrica para muebles de madera, quebró. Todo comenzó así: La semana pasada pedí un préstamo – le dijo un trabajador a otro -, me lo negaron porque estabamos en bancarrota. El amigo corrió a contarle a alguien más: ¿Ya supiste? ¡Me enteré que van a cerrar nuestra fuente de trabajo! El nuevo portador de la noticia comentó a otro: Los dueños de la fábrica van huir del país y nos echarán a la calle sin indemnizarnos.

Cada transmisor le agregó a la nota un poco de su cosecha. Los trabajadores se unieron, pidieron ayuda de un sindicato destructivo. Se fueron a huelga con peticiones excesivas y pusieron a la compañía en una crisis de la que no pudo recuperarse. ¿Difícil de creer? Ocurre a diario.

¿Has oído la expresión “calentarle la cabeza a alguien”?

Es nuestro deporte favorito. ¡Hablar mal de otros! Suponer historias que destruyen.

Ve o escucha los programas de espectáculos. Pseudoperiodistas insidiosos buscan morbosidad, inventan chismes, meten el dedo en la llaga del que esta lastimado y construyen con pedazos inconexos miserables historias de gente famosa: mentiras, amantes, peleas, divorcios, litigios, drogas, promiscuidad, excentricidades. ¡Y lo peor de esa basura es que tiene el mayor rating! A la gente le encanta oír chismes que ataquen o desacrediten a otros.

¿Verdad que el jefe es un corrupto?

¿Y que me dices de los políticos, el presidente y los policías? ¡Ah y no te cuento del vecino que se compro un carro nuevo! Tiene dinero porque hace negocios sucios. Además engaña a su mujer…

Un mesero que trabaja en cierto restaurante popular, me decía: En los desayunos todos se la pasan murmurando del que no esta ahí. Es impresionante. Si tuviera prohibido hablar de los demás, habría silencio…

Por otro lado, los rumores de catastrofismo corren como polvorín. Nos sentimos engañados, atrapados, estafados. Las palabras de miedo, provocan miedo y el miedo caos.

¿Recuerdas lo que paso en el centro nocturno de News Divine?

Se vendían bebidas alcohólicas a menores de edad. La policía hizo un operativo de inspección y quiso sondear si los muchachos tenían drogas. Les pidió que abandonaran el lugar para revisarlos. Pero el problema real comenzó cuando se corrió el rumor entre los jóvenes que si salían rápido evitarían ser extorsionados. Cientos de muchachos se agolparon en un pasillo de metro y medio tratando de escapar al mismo tiempo. Las imágenes grabadas son espeluznantes. Se aplastaron, Hubo varios muertos por asfixia.

Calentarnos la cabeza unos a otros con palabras de miedo y odio es lo que nos mantiene histéricos.

Seguramente te han llegado correos electrónicos que dicen:

La crisis ha sido creada por políticos maquiavélicos; las empresas farmacéuticas diseminaron el nuevo virus de influenza; los de arriba nos han manipulado, para beneficiarse ¡Nos quieren manipular otra vez para distraernos!

¿Distraernos de que? Ya estamos distraídos con nuestra manía destructiva de hablar en vez de trabajar ¡Deja de transmitir ese tipo de correos!

Asimílalo de una vez.

¡El problema económico se va a resolver! Siempre ha sido así. La influenza desaparecerá. Las cloacas del crimen organizado volverán a cerrarse y las ratas regresaran a las coladeras. El mundo no se va a acabar. Ni el mal triunfara sobre el bien. A la larga, todos tendremos el lugar que nos ganamos.

Los problemas nos exigen pagar un precio de acción y atención. No de chismes. No de habladurías ¡De trabajo!

¡No tengas miedo!

¡Actúa! Que tu casa y mi casa estén llenas de entusiasmo y pasión por vivir. Que ninguna crisis por temor te quite la alegría de existir y el privilegio de trabajar hasta la extenuación si es necesario para ayudar y servir a la gente que mas…

Si todos hacemos eso, pronto la crisis habrá pasado a la historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *