decoración Zen

La decoración Zen para una casa en armonía

 

¿Sabías que la decoración de tu hogar puede influenciar en tu estado mental? A continuación mencionaremos un diseño que te otorgará paz y armonía en ambientes serenos.

¿Qué es una casa ZEN? 

Es un estilo basado en la filosofía budista que con su armonía y claridad busca calmar tu mente en el interior del hogar. Una casa ZEN tiene un diseño minimalista basado en la simplicidad.

La luz es el punto central en la arquitectura minimalista, tanto el interior como el  exterior de las estructuras, gira alrededor de ella. Los principales precursores de este estilo en México han sido Enrique Norten, Bernardo Gómez Pimienta, Teodoro González de León, Mathías Goeritz y Luis Barragán, algunos de ellos también precursores de la Arquitectura Emocional, según Raúl Martínez, especialista en Diseño de Interiores de la plataforma digital Sweetesthome.

Asimismo, el concepto ZEN te ayuda a vivir el momento, el famoso “aquí y ahora”. Crea espacios que otorgan sensación de equilibrio, confort y orden para el bienestar del cuerpo y el alma.

Claves para lograr un estilo ZEN en tu hogar

Simplifica: conserva lo esencial 

Simplificar es la primera consigna para decorar un espacio en modo zen. La finalidad es crear espacios abiertos, visualmente limpios y ordenados. Deshazte de lo superfluo para dejar lugar a lo importante. Es mejor tener pocos elementos que resulten útiles y te agraden, en lugar de tener muchas cosas que no utilizas.

Elige materiales naturales para muebles y superficies 

Cabe resaltar que este estilo ama lo natural. Algunos materiales de la naturaleza te ofrecerán múltiples ventajas en tu decoración zen.

La madera, por ejemplo, es un material que actúa perfectamente como aislante del ruido y la temperatura. Además, gracias a los diversos tipos de madera que existen en el mercado, su coste no es tan alto como otros materiales.

Utiliza colores neutros, suaves y luminosos 

Los colores neutros son muy fáciles de combinar y aportan serenidad. Son tonos de gama baja que, al no tener demasiada saturación, hace que se puedan mezclar con casi todos los colores.

Una recomendación es utilizar pocos colores a la hora de decorar un ambiente. Por ejemplo, basta con emplear dos tonos como base y luego añadir dinamismo con objetos de otros colores, texturas, entre otros.

El color verde como complemento es muy adecuado para esta composición, ya que también está relacionado con la naturaleza. Otra opción es utilizar plantas que, además, ayudan a equilibrar los ambientes, oxigenándolos y refrescándolos.

Apuesta por muebles de líneas puras

En este diseño triunfan los muebles lineales, un poco al estilo minimalista, ya que resultan cálidos y acogedores. También nos permite mantener la simetría para estructurar un ambiente de forma ordenada.

En este tipo de muebles también podemos incorporar objetos decorativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *