La Formación del Carácter y los Valores

La Formación del Carácter y los Valores

Este Post Trata de La Formación del Carácter y los Valores- “El Carácter de una persona define su destino”

La formación del carácter es el más importante de los objetivos en la vida de cualquier Ser Humano, ya que es la única cosa que nos llevamos cuando partimos de la vida. Es por ello que toda actividad de entrenamiento y desarrollo debe estar dirigida a contribuir en el desarrollo y afianzamiento del carácter. No devenimos perfectos, es decir, de carácter fuerte y con sólidos Valores y Virtudes, solamente por adherirnos a un credo específico, sino poniendo nuestro empeño, tiempo, energía y disciplina en desarrollarlos. “Ayúdate, que Yo te ayudaré”, dijo Dios; así que quienes no están dispuestos a luchar tras una profunda toma de conciencia con respecto a los Valores y Principios de la Vida, pierden la gloria y la maravillosa posibilidad de lograrla.

Todas las personas hemos de desear sobreponernos a nuestros hábitos errados que obstaculizan el desarrollo de nuestro carácter; esas actitudes y comportamientos que deben ser corregidos y hasta desarraigados si nos damos cuenta que nos causan daño y les causan daño a otros. Muchas veces hacemos grandes esfuerzos y muchos intentos por dejar a un lado aquello que llamamos nuestras “debilidades”… pero todo en vano! Los malos hábitos no se corrigen luchando contra ellos; mientras más nos resistimos, más se arraigan en nosotros. El remedio no está en luchar, sino en concentrarse en la adquisición de nuevos hábitos que los anulen y los sustituyan. Muchas personas renuncian en el camino… llevando una especie de “doble diálogo” o “doble discurso”: Aquél que expresan de palabra (lo que dicen) y el que exteriorizan a través de sus conductas (lo que hacen). Y al vivir sus vidas en forma contradictoria acaban sintiéndose insatisfechos al final del camino sin comprender por qué.

La puerta está abierta para todos; cada quien decide atravesarla o no. Todos tenemos la capacidad para darnos cuenta y tomar conciencia de nuestras acciones. Cada vez que cometemos una acción indebida, un sorprendente cambio se opera en nuestro sistema nervioso; se acumula energía en ciertas células (memoria celular) de manera que sea más fácil cometer la misma acción en una ocasión futura. Igualmente sucede cuando realizamos una buena acción, sólo que los cambios ocurren en sentido opuesto y también hacen más fácil la repetición de la buena acción. Nuestro cuerpo, y nuestra mente cambian para movernos hacia cosas mejores, ó hacia cosas peores, según sea el carácter de la acción ejecutada.

Esto es un tema de profunda reflexión: Ir más hondo en comprender las causas ocultas, inconscientes de nuestras acciones… más allá de nuestros pensamientos. Porque es totalmente cierto que aunque poseemos deseos e impulsos primitivos, también podemos transmutarlos en acciones nobles y elevadas, simplemente con dirigir nuestros pensamientos, nuestra atención y nuestras intenciones a las mismas. Pero como todo en la vida….¡es una elección netamente personal!

“Todos, en algún momentos de nuestras vidas, nos veremos confrontados frente a un espejo y ver quienes somos realmente y cómo hemos vivido. Que cuando ese momento llegue para ti, puedas ver a una persona cuya vida ha estado apoyada en Valores, Virtudes y Principios”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *