Liderar Requiere Energía

Liderar Requiere Energía

Liderar Requiere Energía. No necesariamente pide el tipo de energía necesitada para correr un maratón o cuidar a diez niñitos de 2 años de edad durante una hora. Pero para mí, y tal vez para usted, liderar requiere una gran cantidad de vigor mental y emocional.

Piense sobre esto. Si usted es un líder, usted tiene que iniciar, lo que significa que usted tiene que ser el primero en levantarse y decir, “Vamos.” Frecuentemente usted tiene que decir “Vamos,” a las personas que no quieren ir, lo que significa que usted tiene que persuadirlos de que ellos necesitan seguirlo.

Usted tiene que tomar decisiones duras que afectan directamente las vidas de otras personas. Usted tiene que resolver problemas complejos. Usted tiene que servir como mediador, negociador, consejero, motivador, y maestro a las personas de su equipo. Y así sucesivamente.

El trabajo de liderar es intelectualmente estimulante y personalmente gratificante – si no fuera así, ¿quién querría hacerlo? Pero también puede ser increíblemente agotador, la razón por la cual todos nosotros necesitamos recargarnos con combustible.

Los líderes se re-energizan en varios maneras. Algunos leen. Algunos cocinan. Algunos salen de pesca. Algunos juegan tenis – o racquetball, or basketball o golf. Todas esas actividades tienen su lugar. Pero en mi vida, yo también obtengo una gran cantidad de energía de algunas relaciones personales.

No todas las relaciones caen en esta categoría, fíjese. Algunas personas pueden literalmente succionarle la vida si usted no es cuidadoso. Muchas veces usted puede evitar estas relaciones, pero otras veces no. Eso hace que las relaciones energizantes sean todavía más críticas.

¿Tiene usted personas en su vida que le dan energía cuando el trabajo de liderar le debilita las fuerzas y destruye su espíritu? Si usted nunca pensó de sus relaciones en esta forma, quizá deba empezar. Para ayudarle a comenzar el proceso, a continuación ofreceré ocho tipos de relaciones que me energizan.

1. Mi familia.
Ahora, entiendo que mantener conexiones sanas con familiares cercanos también requiere una gran cantidad de energía. Usted no puede esperar ser una buena pareja o padre si no está dispuesto a dedicar una cantidad significativa de tiempo y esfuerzo a esa relación. Pero una sólida relación con su pareja, por ejemplo, puede ser una tremenda fuente de energía para un líder. Mi esposa, Margaret, me da mucho en este sentido. Yo puedo recibir elogios de una docena de personas después de un discurso, pero si ella me dice, “Bien hecho,” vale más que todos los demás comentarios combinados.

2. Gente creativa.
Me encanta estar alrededor de la gente creativa porque estimula mi pensamiento y recarga mis propias baterias de creatividad. También porque disfruto observando como sus mentes trabajan.

3. Gente exitosa.
Cuando me reúno con este tipo de personas, a menudo les pido que me digan como llegaron a la cima. Sin sorprenderme, sus historias usualmente están marcadas con ejemplos de dificultad y adversidad. Me inspiro cuando escucho cómo las personas superan la oposición, perseveran a través de los retos y se mueven alrededor de los obstáculos para alcanzar sus metas.

4. Mi equipo.
Mi día favorito del mes es lo que llamamos “Día del Presidente.” En este día, yo me siento con las personas con las que dirijo tres compañías para revisar lo que está pasando en la organización. Siempre me siento vigorizado cuando salgo de estas reuniones porque los miembros de mi equipo – esos hombre y mujeres que están allí afuera haciendo el trabajo – me hacen mucho mejor que lo que yo pudiera alguna vez llegar a ser estando solo.

5. Buenos pensadores.
Con esto no quiero decir gente inteligente. No soy realmente inteligente, pero me gusta pensar. Y me encanta pasar tiempo con personas que disfrutan intercambiando intelecto en una conversación. La gente que piensa no habla acerca de otras personas. Ellos hablan de principios, conceptos, e ideas. Eso me energiza.

6. Gente interesante.
Seamos claros. Algunas personas son interesantes, y otras no. Una persona no tiene que ser rica o poderosa para ser interesante. Una mente aguda, un interés en los demás, y un amor por aprender determina si una persona es interesante o no, mucho más que sus títulos o el tamaño del portafolio de sus inversiones.

7. Motivadores.
Cuando usted ve venir a este tipo de personas, ya usted automáticamente sabe que ellos lo van a levantar. Ellos no pueden evitarlo; es parte de su código genético. Todo líder necesita una relación con alguien así.

8. Gente divertida.
A este tipo de personas les encanta la vida, y su entusiasmo es contagioso.

Yo acostumbraba a hacer una cantidad considerable de consejería, y si aprendí una cosa de toda esa interacción, es que nuestras relaciones muy a menudo definen quienes somos y en qué nos podemos convertir. Entonces, si usted desea convertirse en un líder más efectivo, cultive relaciones con personas que le estimulen a pensar, le hagan reír, lo motiven, y lo inspiren. Su nivel de energía depende de esto.

Contenido relacionado

Artículos de John Maxwell

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *