¿No te das cuenta de que no está sucediendo nada?

¿No te das cuenta de que no está sucediendo nada?

¿No te das cuenta de que no está sucediendo nada?.Tomé el saxofón y comencé a interpretar rápidamente, pero cometiendo errores, las distintas escalas musicales. Mi veterano maestro se quedó paralizado escuchando las barbaridades que salían del dorado instrumento.

Se me acercó y me dijo: “No lo hagas así. No ves que no está sucediendo nada? Siempre que practiques, asegúrate de que esté sucediendo algo. De lo contrario, estás perdiendo tu tiempo“.

Me quedé sorprendido ante aquella lección que estaba recibiendo. El se paró frente a mí, tomó su saxo, infló su diafragma, elevó sus hombros y comenzó a interpretar pausada pero impecablemente, cada una de las notas de la escala de Si Bemol.

Luego agregó: “ Lenta e impecablemente es como llegan las cosas a tu cerebro. Lenta e impecablemente es como el sonido se convierte en sensación agradable. Lenta e impecablemente es como comienzan a suceder las cosas.”

“No hagas nada, si no va a suceder nada. Actúa con propósito. Practica con propósito. Interpreta con propósito. Y asegúrate de que estén sucediendo cosas.”

Cuando terminó la clase, seguí pensando en aquella impactante lección que el maestro me había dado. Y me di cuenta, que esa lección es válida y extensible a todas las actividades de nuestra vida.

Cuántas cosas hacemos sin que nada suceda, sin el propósito de que suceda algo, y después de largos años nos damos cuenta de que no ha pasado nada en nuestras vidas.

Sencillamente, hemos estado haciendo cosas sin tener el cuidado de asegurarnos de que algo esté sucediendo.

En la vida industrial o empresarial, a estas actividades sin propósito y sin logros, de les denomina Actividades Improductivas. Es una acción improductiva trasladar un objeto de un lugar a otro, sin que el objeto haya recibido alguna agregación de valor.

Si el objeto sigue siendo el mismo, toda la energía y el tiempo aplicado para cambiarlo de lugar, fueron energía y tiempo perdidos. Y ya se sabe que las acciones improductivas quiebran las empresas.

Acciones improductivas hacen empresas improductivas. Y las empresas improductivas gastan millones de dólares para detectar y eliminar acciones improductivas en el interior de sus organizaciones.

En la vida personal, cuántos libros hemos leído sin que suceda nada. Creemos que con sólo leer rápidamente un libro es suficiente. Cuánto invertimos nosotros para hacer de nuestras actividades verdaderas actividades productivas ?

Peor aún, cuánta energía y tiempo gastamos desarrollando actividades en las que no sucede nada ?

La otra noche, una amiga me reclamó que yo no le estaba haciendo partícipe de mis escritos y de mis grabaciones de crecimiento personal y me preguntó por qué no lo hacía.

Yo le respondí que pensaba que mis ideas y mis escritos no le iban a servir de nada, como no le servían de nada las lecciones de la Biblia a la que ella hacía referencia cada vez que quería dar muestras de sabiduría.

Le dije que cuando ella leía no sucedía nada y que debía darse cuenta de ello.

En la vida social tenemos innumerables amigos, quienes sostienen conversaciones intrascendentes de las que no se puede sacar nada. Sin embargo, permanecemos presentes sin percatarnos de que no está sucediendo nada.

En el ámbito familiar parte de nuestro tiempo transcurre dando lecciones verbales a nuestros hijos sin darnos cuenta de que lo que predicamos no es lo mismo que practicamos; de que el mensaje que enviamos no es producto de nuestra vida práctica sino más bien de lo que deseamos que ellos sean, en vez de ocuparnos de ser nosotros mismos ejemplo viviente de aquello que predicamos.
No nos ocupamos de que suceda nada en nuestras vidas y sí nos ocupamos de que suceda algo en la vida de los demás.

En el trabajo, ¡ cuántas horas pasamos en el trabajo sin que suceda nada en nuestras vidas!

Si mi maestro de saxo nos viera trabajar, nos diría: “ No lo hagas así. No ves que no está sucediendo nada? No ves que no te está quedando nada?”

Y en su negocio, en su proyecto ¿ Qué está sucediendo? Está sucediendo algo? O, no está sucediendo nada?

¿Es usted de las personas que hace que las cosas sucedan?

¿O es usted de las personas que se limitan a ver suceder las cosas?

¿O es usted de las personas que no tienen ningún interés en que las cosas sucedan?

¿Cada actividad que usted realiza, tiene el propósito de que suceda algo?
Qué es lo usted espera que suceda?

Le pasa a usted lo que a mí que ejecutaba las escalas musicales en mi instrumento rápidamente, pero plagadas de errores, para que al final no sucediera nada?

O, hace como mi maestro que ejecuta la escala de Si Bemol, lenta pero impecablemente?

Es la lista de sus actividades una lista de actividades escogidas para que suceda algo?

O, ejecuta usted la lista de actividades seleccionada por otro? Porque en este caso, sí va a suceder algo, pero en la vida del otro.

En nuestra cotidianidad deberíamos preguntarnos ¿Qué está sucediendo en mi vida?¿ Para qué hago esto? ¿Qué es lo que deseo que suceda??

¿Acaso sólo deseo comer, vestir, protegerme del frío?

Y cuando pasen los años ¿qué será lo que espero que haya sucedido? ¿ para qué trabajé? ¿Para qué lo hice? ¿Cuál es el suceso de mi vida? ¿Cuál fue el resultado de todas mis acciones y actividades habituales?

Nos engañamos a nosotros mismos cada vez que pensamos que somos productivos sólo porque trabajamos catorce horas al día sin advertir que no sucede nada.

Ernie Zelinski dice en uno de sus libros:

“En la vida todo tiene un precio. Hay un precio por no trabajar lo bastante duro y puede haber un precio aún más alto por trabajar demasiado duro”.

Mi maestro de música diría:

“No trabajar lo bastante duro o trabajar demasiado duro, carece de sentido si no está sucediendo nada”.

PARA TOMAR ACCION: Haz una lista de cinco cosas que haces todos los días, como cepillarte los dientes, peinarte, etc. y escribe frente a cada una qué está sucediendo, qué es lo que esperas que suceda.

Ejemplo : Almorzar. ¿Estoy saciando el hambre ó Me estoy alimentando?

Porque, según sea mi respuesta, los alimentos no son necesariamente los mismos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *