¿Por que Amo a mi Nación?

Por que Amo a mi Nación

¿Por que Amo a mi Nación?

Amo a esta tierra que me dio a mis padres, origen de mi existir y que a través de su trabajo honrado y honesto esculpieron mi carácter y con su dulzura y ternura forjaron mi alma.

Amo a esta nación que me educó y me dio la oportunidad de encontrar mi vocación y realizar mi ser.

Amo a mi país, porque me heredó la sensibilidad y el orgullo indio y el pensamiento español, amalgama que me dio por naturaleza un estilo único de pensar y de vivir.

Amo mi origen, tierra rica de paisajes y aroma de flores, llena de vivos colores con infinitas playas y cristalinas aguas, selvas exóticas de frescura y pasión, desiertos que conforman retos al labrador que los hace fructificar, lugar que me dio una compañera de vida con trato suave y susurros de amor.

Amo mi patria, porque me legó el bien mayor que puede recibir un hombre: La libertad, único marco posible para lograr mi plena realización. Herencia orgullosa que he recibido y que ahora lucho por enriquecer para que mis hijos, frutos de esta tierra, sean dignos de pisarla con orgullo de pertenencia y sean ellos el legado que deje a mi nación, para que sean luchadores incansables por engrandecerla y bendigan con su vida el espacio que han recibido, el orgullo de su origen, herencia y trascendencia, tierra y libertad, forjada con sangre de valientes, tierra de oportunidades y de identidad.

Para que puedan tomar un puñado de esta tierra y absorbiendo su aroma se extasíen de orgullo por nuestra raza y sean por siempre sembradores y labradores de una nueva civilización que dignificando lo nuestro, luchen por plena libertad, sean generadores de riqueza humana y espiritual para rescatar a nuestros miserables y desposeídos, para que sean forjadores de una raza llamada a la Excelencia.

Por eso amo a mi nación, porque es pasado y esperanza, por su presente promesa que nos llama a la plenitud y desafío, por ser tierra noble, origen y futuro, que día a día me alimenta, me realiza y me muestra en su bondad la presencia de Dios.

Contenido relacionado

Artículos de Miguel Angel Cornejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *