Propuesta de Conciencia

Propuesta de Conciencia

Propuesta de Conciencia. Leer estos versos, es escuchar al corazón, es atender a los sentimientos y ponderar a la razón Es un llamado a la sensibilidad, a la justicia, al amor. Sí, al amor por nuestros niños, por esos seres humanos que como usted y como yo, nacen en un presente, pero sin provechoso futuro

Bien es sabido, que las calles de nuestro país, como las de muchos otros de Latinoamérica, son patéticos escenarios de esta situación, la cual ha servido de acicate, para la demagogia de los llamados políticos, en sus momentos estelares de ofrecer supuestas soluciones al pueblo. Es uno de los temas favoritos para” acercarse” y lograr la aceptación, “para demostrar” sensibilidad, lo cual, obviamente, se disipa cuando ellos alcanzan su cometido.

Mas el tiempo pasa y nada cambia, favorablemente. Campañas van y campañas vienen y los hijos de la calle, no miden el tiempo, pues tiempo, no tienen Por el contrario, la problemática se agudiza más. ¿La culpa? No importa, ya no es sano, ni inteligente buscar culpables, sólo abocarnos a solventar tan sórdida desesperanza.” Niño como los tuyos, niño como los míos. Hijo de la calle que también siente hambre, miedo y frío”, pues la calle pare todos los días “sin carrusel musical, sin encajes de colores, sin una sonrisa maternal”

Todos los días, nace en las calles, más delincuencia, prostitución y abandono, seres que vinieron a este mundo sin garantía de nada, que lo único seguro que pueden tener es intemperie, peligros, vicios, e indeseados hábitos, para poder sobrevivir.

Niños, capaces de desarrollar prematuras habilidades en el arte de delinquir, de atropellar para poder medio comer, que demuestran constantemente su capacidad de resiliencia, es decir de supervivencia. Esos seres humanos, cuyos talentos se pudren en las oscuras avenidas y puentes de las ciudades, criaturas que también merecen su estrella y una oportunidad.

Todos sabemos que los hechos no cambian por si solo, que en este mundo hay personas que esperan que las cosas sucedan, y otras, que hacen que las cosas sucedan. Seamos entonces, de estos últimos. Demos un ejemplo. Atendamos de manera fehaciente esas leyes divinas y humanas, que rezan justicia, igualdad, equidad, amor, que tanto estudiamos y analizamos como valores y contenido programático en las aulas de las universidades Hagamos una propuesta. Presentemos una alternativa de cómo cambiar este lamentable cuadro de nuestros niños venezolanos, porque este país es de hacedores, como lo demuestra la historia. Seamos esos héroes que reclaman esas miraditas tristes que se acercan a nosotros en procura de ayuda, ellos confían en las nuevas generaciones de esta patria. Organicemos nuestras ideas, ofrezcamos alternativas de solución y ¡accionemos!

Dicen que las cosas son imposibles, hasta que viene alguien y las realiza, entonces nos damos cuenta de que querer, es poder. Estamos conscientes de que a los hacedores de historia, tampoco les ha sido fácil-Todo es un reto, y el hombre está llamado a confrontar situaciones, pues de continuar haciendo las cosas igual, o siendo apáticos ante cuadros de esta magnitud, los hechos seguirán degradándose o y nosotros seremos cómplices del infausto futuro de este país, nuestro país, porque la escuela de la delincuencia está en las calles, cobijada por la oscuridad .En consecuencia, encendamos nuestras velas con la mejor actitud, agudicemos la visión, formulemos una propuesta y accionemos con justicia y amor, por ese” niño como los tuyos, niño como los míos”

“La calle volvió a parir, sin lamentos ni gemidos,
no, porque no le duela, sino porque ella sabe su destino.
volvió a parir miseria, tristeza y soledad,
cuerpo y alma de niño, que paga las culpas de los demás”

Contenido relacionado

Articulos de Vianey Vallenilla

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *