Variables de riesgo en los proyectos

Variables de riesgo en los proyectos

Este Post Trata de las Variables de riesgo en los proyectos. José, había ahorrado un pequeño capital, que le permitió comprar un terreno al lado de una de las carreteras más transitadas de su país. Era lo que esperaba para iniciar su proyecto, un restaurante de comidas nacionales. Lo había pensado mucho, su experiencia anterior como empleado de un negocio semejante, pero de comida internacional, fue la base de su idea, sabía que en la zona existían varias posibilidades para un viajero hambriento de encontrar un servicio de comidas, pero ninguno como la que pensaba José. El diseño del local, y el concepto de servicio estaban claros.

Al banco entonces, a solicitar el dinero. El empleado a cargo le solicita la presentación de un análisis financiero del proyecto, con el detalle de los flujos de caja estimados, y la rentabilidad del mismo. Con un técnico en la materia, y el aporte de su conocimiento práctico se elabora el análisis. Un solo escenario, donde se proyectaron las ventas estimadas para los próximos siete años, los costos salariales, precio de compra de los alimentos, y en general los costos adicionales que él conocía para esta clase de negocio. Por supuesto, el estudio arrojaba una tasa interna de retorno más que satisfactoria, y con la garantía del lote, el banco concedió el préstamo.

Se procedió a la construcción, y a la apertura del sueño de vida de una familia, el restaurante. Los primeros días, por la novedad, las ventas estuvieron bien. Conforme fueron pasando las semanas empezaron a caer debajo del nivel proyectado en el estudio. Sucedía que los viajeros de carretera se habían acostumbrado a otro tipo de comida, además de que el tiempo de espera en el restaurante era mayor, y eso bajó la clientela. A los pocos meses el alza de los precios de los alimentos comprados por José se incremento considerablemente, sin que pudiera compensar eso subiendo el cobro a los clientes, porque como reacción a su apertura se había desatado una competencia feroz. No logró sacar el negocio adelante.

Es indudable que se evaluaron mal dos variables en el estudio, las ventas, y el costo de los alimentos, que eran las variables de riesgo más importantes para este negocio, afectadas por factores externos, fuera del control de la administración, tal cual es el gusto por cierto tipo de comida de los clientes, los problemas económicos de orden nacional que incrementaron los precios, y la reacción de la competencia. José, aún con su experiencia previa dentro de un local de comidas, no tuvo capacidad para analizar el entorno.

El analista de proyectos, solamente montó un escenario, asumiendo las condiciones óptimas, sin tomar en cuenta de que en todo proyecto se deben buscar las variable de riesgo, sobre las que se deben analizar la buenas y malas posibilidades, y tener entonces un estimado de las probabilidades de éxito de la empresa.

Siempre estará presente esto, el riesgo de que las cosas no salgan según el escenario planteado, y máxime cuando se trata de una presentación ante bancos, que se tiende a mostrar lo óptimo. Por eso en la elaboración de proyectos debe aportarse un amplio conocimiento del negocio y del entorno, para poder hacer una adecuada evaluación de los riesgos. Muchos fracasos se evitarían así.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *